Cultura

CONCIERTO

Mosicaires convierte en vídeo el proyecto "Música y Naturaleza"

El grupo ofrece una charla-concierto "online" con conciencia medioambiental

Mosicaires convierte en vídeo el proyecto "Música y Naturaleza"
Mosicaires convierte en vídeo el proyecto "Música y Naturaleza"
E.F.

GRAUS.- El programa de educación ambiental organizado por la Comarca de la Ribagorza y subvencionado por la Diputación de Huesca se ha adaptado a la situación actual mediante una charla-concierto "online" que sustituye al concierto-taller previsto inicialmente.

El grupo Mosicaires ha convertido en audiovisual su proyecto Música y Naturaleza, una propuesta que, además de fomentar la concienciación ambiental entre toda la población, especialmente la más joven, ayuda a descubrir la rica naturaleza ribagorzana y sus sonidos, en este caso, con música reciclada.

Desde Mosicaires, se referían a este proyecto medioambiental dirigido a toda la población y que, finalmente, se ha convertido en audiovisual.

"Se trata de establecer un diálogo musical con la naturaleza que nos permita acercar al público al conocimiento de la naturaleza tanto a grandes rasgos como en detalles generalmente desconocidos sobre diferentes elementos de gran valor ambiental y, especialmente, buceando entre los sonidos propios de la naturaleza y cómo esos sonidos y los hábitats y ecosistemas donde el ser humano ha vivido determinan las músicas con las que a lo largo de la historia han dormido a sus bebés, han honrado a sus muertos, han suplicado a sus dioses y han celebrado todo tipo de rituales", explican.

Paralelamente a la labor de concienciación ambiental, aluden desde Mosicaires al propósito musical. "También perseguimos en este proyecto plantear una propuesta artística con una propuesta original con la que profundizar en uno de los elementos que nos parece clave para determinar en qué momento se rompió la convivencia pacífica con el medio ambiente: aquel momento en el que la naturaleza dejó de sustentar los elementos sobre los que se desarrollaba la forma de vida de una sociedad y el ser humano se olvidó de que debía tenerla en cuenta en sus pasos", relatan.

Este proyecto, que a falta de poder representarse con público y buscando la interacción, como le gusta al grupo, fue grabado finalmente en Espacio Pirineos, completa el resto de propuestas innovadoras que Mosicaires ha ido realizando este 2020.

"Para Mosicaires, como para toda la ciudadanía, está siendo un año muy diferente a todos los vividos anteriormente: cargado de cancelaciones, incertidumbres, dudas, indecisiones y, sobre todo, con muchos cambios de planes. Quizá para Mosicaires, que se autodefinen como una aventura musical fruto de un accidente casual, haya sido más fácil digerir esta extraña situación y hemos continuado desarrollando proyectos antiguos inacabados, pero, sobre todo, dando forma a nuevas propuestas que siguen desarrollándose bajo el amparo de aquél lugar fértil al que llamaron Iberia Impura".

Casi al comienzo del confinamiento, comenzaron a dar forma a un proyecto en el que continúan inmersos: convertir en un recurso didáctico audiovisual la mayor parte de sus canciones en aragonés para los maestros y escolares de todo Aragón que están trabajando tanto la lengua como la tradición o la música aragonesa en la escuela.

La defensa del patrimonio cultural propio, especialmente música y lengua, ha sido una de las líneas de trabajo sobre las que se han cimentado buena parte de los proyectos de la formación.

El abandono del medio rural y la despoblación son, de hecho, uno de los problemas que la formación plantea que debemos combatir a través del conocimiento de nuestro patrimonio y tomar conciencia de que la música y la cultura son una gran herramienta para cambiar esas situaciones. Y con esa intención, la formación se lanzó a desarrollar un proyecto que persiguiera esa tan anhelada vertebración territorial, y lo hizo con conciertos en pequeñas localidades ribagorzanas como Laspaules o Castanesa.

De forma simultánea y paralela, han venido desarrollando otros proyectos con carácter eminentemente didáctico. Por un lado, y gracias al apoyo de la sociedad municipal Zaragoza Cultural del Ayuntamiento de Zaragoza, la formación realizó un total de nueve conciertos didácticos para escolares de la ciudad y pronto verá la luz un video-libro con once episodios grabados en aragonés y castellano; es decir, un total de veintidós vídeos.

Como ya es costumbre para la formación, en los diferentes proyectos que abordan suelen converger artistas de orígenes dispares. En esta ocasión se han rodeado entre otros de grandes amigos y profesionales como el jacetano Saúl Irigaray (Garabato Books), las grausinas The Art Factory, la zamorana Julia Andrés Oliveira o el zaragozano Rubén Nasville.

Etiquetas