Cultura

HUMOR

Diego Peña: "Me siento orgulloso de actuar llevando humor y risas a todo el que lo necesite"

El cómico aragonés regresa este viernes al Teatro Olimpia de Huesca, donde presentará su último show, "Increíble pero cierzo"

Diego Peña: "Me siento orgulloso de actuar llevando humor y risas a todo el que lo necesite"
Diego Peña: "Me siento orgulloso de actuar llevando humor y risas a todo el que lo necesite"
S.E.

HUESCA.- Con la actuación del polifacético humorista aragonés Diego Peña, que visita de nuevo el Teatro Olimpia con su último show, Increíble, pero cierzo, regresa este viernes a este escenario el ciclo Club Aplauso. A partir de las 18:00 horas, este historiador humorista, o viceversa, desgranará todo su ingenio en un espectáculo dirigido por Rafa Blanca y con la colaboración de Juan Carlos Ortega, en el que, a lo largo de cinco capítulos, se habla de la locura que nos invade en el día a día, y de cómo el viento puede influir en esos comportamientos. ¿De dónde viene la locura? ¿Quién está más loco, el que canta por la calle o quién le recrimina ¿Estamos cada día un poco más locos? ¿Se puede demostrar estar loco sin decir una sola palabra? ¿No será que al final, no hay locos ni cuerdos, sino que todos somos raros? Estas son algunas de las cuestiones que durante hora y media y por medio de monólogos, sketchs, canciones y algo de improvisación, Diego Peña intentará responder este jueves en el Teatro Olimpia. Probablemente de manera infructuosa, a ver si va a resultar que la ciencia lleva siglos investigando y ahora la respuesta la va a tener un humorista.

Es usted un asiduo en la programación cultural de Huesca. En esta ocasión nos visita con Increíble pero cierzo. Háblenos de este espectáculo.

-Increíble pero cierzo es un show de humor, mi quinto espectáculo unipersonal, en el que hablo de la locura, a lo largo de 5 capítulos , introducidos todos ellos por la maravillosa voz de Juan Carlos Ortega, a través de anécdotas personales, canciones, sketch y hasta en mimo. Intento averiguar si somos más felices "locos" o "cuerdos", y siempre con humor, por supuesto.

En Increíble pero cierzo usted habla de la locura que nos invade a diario y cómo el viento influye en los comportamientos del ser humano. En tiempo de pandemia, ¿cree usted que ese "cierzo increíble" sopla más fuerte que nunca?

-El viento nos vuelve locos, eso está demostrado, y ese "viento" puede venir representado de muchas maneras, este 2020 es una muestra de ello... ¿Quién nos iba a decir que íbamos a acabar las existencias de levadura o del papel higiénico?, ¿o que íbamos a escuchar de nuevo al Dúo Dinámico? Siempre estamos abiertos a cometer locuras inesperadas.

¿Le han tenido que dar alguna vuelta a este espectáculo para adaptarlo a esta ni siquiera "nueva normalidad"?

-La verdad que no mucho, solo actualizar algún chiste. Hay que tener en cuenta que el show se estrenó en 2019, y el tema es atemporal, si sumamos esto a que no bajo al patio de butacas a interactuar ni subo a nadie al escenario, no había prácticamente nada que cambiar.

Ser humorista en tiempos de covid, ¿implica una mayor responsabilidad cuando uno se sube al escenario? Se lo pregunto por esa necesidad que tenemos todos de olvidar lo malo y pasar un rato divertido.

-Siempre se ha dicho que la risa es terapéutica y en estos momentos creo que todavía más, y éste espectáculo está concebido precisamente para eso, para que nos riamos de todo, para pasar hora y media dejándonos llevar y solo preocupados por reír, porque además , se ha demostrado que la cultura es completamente segura.

Las malas noticias de los últimos tiempos y esa tristeza que lo invade todo, ¿le ha hecho replantearse su oficio?

-Eso jamás, lo que sí ha hecho es crearme la curiosidad por investigar diferentes formas de escritura, para poder llegar al público de distintas maneras. He escrito el guión de un cómic, que está dibujando Bernal, y hay un par de proyectos más que van tomando forma poco a poco.

¿Cómo le está afectando la situación actual y qué alternativas vislumbra para que podamos seguir riéndonos con usted?

-Me afecta como a todos los que nos dedicamos a esto. Actuaciones que se cancelan, aforos reducidos, risas que se tapan con la mascarilla..., pero me siento un afortunado por poder seguir actuando de vez en cuando en espacios tan maravillosos como el Teatro Olimpia, y muy orgulloso de hacerlo llevando humor y risas a todo el que lo necesite. Las alternativas son variadas y si nos toca reinventarnos lo haremos, como hemos hecho siempre.

Conoce perfectamente al público oscense. Del 1 al 10, ¿qué nota le pone en exigencia—

-La cultura de Huesca le da mil vueltas a la de ciudades con muchos más habitantes, (y no miro a nadie...) con festivales, ciclos de todo tipo y una oferta amplísima, así que yo a su público siempre le doy un 10. La nota que me pongan ellos a mí, seguramente será diferente.

¿Cómo anima a la gente de Huesca para que este viernes acuda al Teatro Olimpia a compartir un buen rato con usted—

-Simplemente recordándoles que pasaremos un rato muy divertido, con muchas tontadicas y muy variadas, y que el teatro es un lugar completamente seguro. Eso, y que si no vienen me pondré muy triste y lloraré, y con lo feo que soy verme llorar es un cuadro que no le recomiendo a nadie, así que, por favor, vengan al teatro.

Etiquetas