Cultura

EXPOSICIÓN

Moñú expone su última colección "Rueda de prensa" en Huesca

La sala oscense de la Fundación CAI acoge la muestra pictórica, de gran formato, que refleja la singular personalidad de esta joven promesa hasta el próximo 18 de diciembre

Moñú expone su última colección "Rueda de prensa" en Huesca
Moñú expone su última colección "Rueda de prensa" en Huesca
P.S.

HUESCA.- El pintor zaragozano José Moñú expone su colección Rueda de prensa desde este lunes y hasta el 18 de diciembre en la sala oscense de la Fundación CAI, con la que refleja, a través de lo abstracto con pinceladas de pop art, su visión de la sociedad actual, en veintiséis cuadros.

Se trata, indica el propio artista, de una muestra en la que "hago alusión a todos mis personajes y a cosas muy actuales". De ahí el nombre, para lo que desvela que se ha centrado "en algo que ahora tenemos tan presente como las ruedas de prensa en directo con todo lo que acontece".

Este artista plástico expone en su mayoría obras de gran formato en las que evidencia su singular personalidad y su manera de entender el mundo que le rodea, porque, como explica, "son un reflejo de la sociedad en que vivimos", donde el tiempo apremia. Creadas entre 2019 y 2020, pertenecen a la sociedad de la información, la sociedad del cansancio, donde todo es apresurado, donde se ha perdido la capacidad de demorarse en algo y sólo importa el consumo, de lo que sea.

Moñú explica de que esta muestra pictórica recoge retratos en los que "el cuerpo está estático y la cabeza del revés con mucho movimiento reflejando el consumo bulímico de la sociedad y, sobre todo, pensamientos muy acelerados".

Moñú tiene un estilo propio y personal, plagado de imágenes coloristas, sin definición, desdibujadas, pero con gran fuerza expresiva. "Tienen un punto bondadoso porque el color da luz o alegría", declara y explica que la situación en que vivimos le ha cambiado. "Antiguamente, pintaba con tonos oscuros, con una paleta más centrada en el negro y el rojo, y ahora, desde el confinamiento, he empezado a pintar hasta con tonos flúor", explica.

En este sentido, manifiesta que "a lo largo de la historia del arte ha ido evolucionando la pintura de la oscuridad total a unos colores más luminosos y, en estos momentos de crisis mundial sanitaria, esa es la tendencia a una mayor luminosidad, por parte de la mayoría de los artistas". En su opinión, "la oscuridad está un poco pasada de moda, la gente busca felicidad y es como la verdadera necesidad de la luz", y reflexiona: "Dicen que las crisis influyen en la paleta de color".

Y es que el artista disfruta de la luz y el color, en el que invierte mucho tiempo para encontrar los colores ácidos y poco convencionales de su paleta. Desordenados, con uso abundante de pintura acrílica y mezclados enérgicamente con la técnica del dripping, que tiene cierto paralelismo con la escritura automática surrealista, confieren a sus obras un carácter casi tridimensional. Ese surrealismo también se refleja en los títulos de sus trabajos, irónicos y críticos, a veces añadidos sobre el propio lienzo, lo que muestra la importancia que les otorga.

Son de hecho parte del humor que también tienen un papel fundamental en su obra y con los que juega a la ambigüedad con el espectador, colocándolo entre lo trágico y lo cómico, con el objetivo de provocar asombro y desconcierto porque "me gusta que mi obra provoque sentimientos encontrados", dice el pintor zaragozano.

Y es que José Moñú, cuyo recorrido artístico empezó en su ciudad natal, en el año 2007, es considerado una joven promesa y los críticos ven en él un artista original y con gran proyección, apuntan desde el Servicio Cultural de la Fundación CAI.

Etiquetas