Cultura

MÚSICA

De María José Llergo a Dani Martín, los doce grandes discos españoles de 2020

Fuel Fandango, Triángulo de Amor Bizarro, Mujeres y El columpio asesino, en la lista

De María José Llergo a Dani Martín, los doce grandes discos españoles de 2020
De María José Llergo a Dani Martín, los doce grandes discos españoles de 2020
S.E.

MADRID.- Aunque paralizara su negocio, la crisis de la covid-19 no logró mermar la creatividad de los músicos españoles, que dieron grandes trabajos en 2020, con estilos que van del rock al flamenco, de lo alternativo a lo comercial. He aquí una lista con 12 aplaudidos discos nacionales, uno por mes transcurrido.

Con Sanación, María José Llergo fue comparada con Silvia Pérez-Cruz y Rosalía por su manera de aproximarse al flamenco y por su voz hipnótica.

La cordobesa entregó un debut balsámico, como indica su título, en el que destacan joyas tan brillantes como Nana del Mediterráneo.

El rompedor dúo Fuel Fandango, formado por el influjo coplero y flamenco de Nita Manjón y el poso negro y electrónico de Ale Acosta, siguió cogiendo cuerpo con Origen.

Se trata de un trabajo que pone un oído en África y le provee de un marcado carácter percusivo sin perder por ello sensibilidad, especialmente en las letras. Como ellos cantan, "que empiece la parranda".

El quinto LP de los gallegos Triángulo de Amor Bizarro, de título homónimo, revolvió su proceso de composición en pos de un catálogo de emociones puras que hacen de este un disco enfocado y variado, entre el vómito de Ruptura, la elegancia espacial de Fukushima y el guiño al pop de guitarras de The Cure en Vigilantes del espejo.

La primera novela de Marc Ros le llevó a imaginar qué podría escuchar su protagonista al final de un verano en el Ampurdán, con la belleza y nostalgia de esa luz, y así surgió El regreso de ABBA, de Sidonie.

El grupo publicó en 2020 este álbum de 23 canciones, un "chute de adrenalina" lleno de color en el que el trío catalán dio entrada a resonancias latinas dentro de su psicodelia rock.

Seis años después de su último disco, El columpio asesino publicó Ataque celeste, en el que se rebelan contra "la felicidad como imperativo", aunque con un disco más luminoso, con una deriva más electrónica y melódica y con trallazos como Huir, en la que los navarros cantan: "¿Cómo es que llamas esta noche? ¿Quién te ha fallado hoy?/ No ha llovido suficiente desde tu última función / Sabes que ya no estoy de guardia, que no hay luz en mi balcón".

Lilith, de María Rodés, empezó siendo un directo, después un sencillo, se iba a convertir en un EP y, a causa de la pandemia del coronavirus, que sobrevino cuando justo iba a grabarse, terminó como un LP de 9 cortes en los que la catalana, con toque "neofolk", convoca un aquelarre con las mujeres sabias e independientes del pasado tachadas de brujas.

La figura de María Jiménez se le dibujó casi sola a Soleá Morente al enfocar su tercer disco, en el que homenajea a la música popular española a través de artistas de los años 70 y 80 como ella.

En Lo que te falta, la artista granadina invoca a estas figuras "con ese genio y ese arte, esa valentía para hablar de sexo, drogas y rock and roll".

Problemas sociales y mediambientales, pero también mucho plástico hay en Plasticdrama, el último disco de Belako.

El álbum de este grupo vasco reflexiona sobre esos "dramas de mentira" que nos inventamos desde posiciones privilegiadas.

Las madrileñas Hinds, primer milagro reciente de la música española por su calado en el ámbito anglosajón, volvieron con fuerza en su tercer disco.

The prettiest curse supone un elaborado retrato sobre lo que supone ser miembro de una banda musical como la suya, susceptibilidades incluidas, con el refuerzo de sintetizadores y teclados que llevaron sus melodías garajeras a un tono más pop.

Joe Crepúsculo volvió sobre los pasos de uno de sus discos más celebrados, Supercrepus, ofreciendo su segunda parte.

El artista editó este álbum para hablar sobre el "amor perverso" con canciones desprejuiciadas, "pop a secas", pero siempre con un punto perturbador y ecos de Camilo Sesto, Eagles, The Pretenders, Mecano y Roxette.

Frescura y energía a rabiar conviven en el quinto disco de Mujeres, que se titula Siento muerte. En este nuevo álbum, la banda catalana mira a Los Brincos y al "power pop" para echar fuera toda su angustia existencial en un trabajo sin rellenos que se bebe solo.

El último de los discos españoles más destacados es Lo que me dé la gana, de Dani Martín. Al lado juicioso del madrileño le habla aquí de frente el tipo "payaso y alegre" que lleva rapeando desde los 14 años o escuchando rumbas de Manzanita para que se permita jugar en su trabajo más "absolutamente antipostureo", con amigos como Alejandro Sanz o Coque Malla.

Etiquetas