Cultura

MÚSICA

Los Gandules: "Salir de casa en bata para algo que no sea tirar la basura está sobrevalorado"

El dúo aragonés presenta este lunes, a las 20 horas, en el Teatro Olimpia su último trabajo, Directo al ¡sofá!

Los Gandules: "Salir de casa en bata para algo que no sea tirar la basura está sobrevalorado"
Los Gandules: "Salir de casa en bata para algo que no sea tirar la basura está sobrevalorado"
L.G.

HUESCA.- Cuando se abre el telón y aparece un sillón, y entre bambalinas se asoman dos batas de cuadros y zapatillas de estar en casa, no hay duda. Quienes van a salir al escenario son Los Gandules, y eso es lo que harán este lunes, a las 20 horas, en el Teatro Olimpia, subirse a las tablas en formato de cuarteto para desgranar Directo al ¡sofá! el último trabajo de este dúo aragonés, que grabaron en la Sala Galileo de Madrid.

En tiempos de pandemia, hacer una gira Directo al ¡sofá! no está nada mal...

-La verdad es que sí, si pudiéramos tocar sin movernos de casa sería la leche, es algo que llevamos mucho tiempo reclamando a quién corresponda. Desgraciadamente todavía tenemos que desplazarnos para que nos vean. El teletrabajo aquí no existe. Ahora lo más emocionante es llevar un salvoconducto para enseñárselo a los agentes cuando nos paran. La última vez, volviendo de Valladolid, nos acabábamos de comer por error unos bocadillos con mucho ajo, esto es rigurosamente cierto, y cuando bajamos las ventanillas el señor guardia civil nos dejó seguir sin hacer preguntas. Así es la vida en la carretera: ajo y gasoil.

¿A qué artistas versionan en este trabajo?

-Este trabajo es un recopilatorio en directo de nuestros siete discos hechos en casa. Es uno de esos discos que se hacen cuando no se te ocurre nada o no tienes ganas de trabajar, lo que en nosotros es una constante. Cuando un artista edita un disco en directo es que pasa eso. Hemos incluido todos los éxitos de otros que nos han encumbrado y convertido en lo que somos: un producto excedente. Hemos destrozado canciones por doquier, sin miramientos, y muchos dejarán este mundo sin saberlo. Así que, mejor no te decimos de quién son las canciones, no sea que estén suscritos a DIARIO DEL ALTOARAGÓN.

Directo al ¡sofá! lo grabaron hace algo más de un año en la Sala Galileo de Madrid con sus colaboradores habituales, ¿qué aceptación ha tenido?

-En la grabación de este disco contamos con Passepartout a las percusiones y Monsieur Tulipa al bajo, son franceses y como todavía nos acordamos de la Guerra de Independencia apenas les dirigimos la palabra. También ha estado Suzanne Vaga y otros artistas como Jaime Urrutia, Juan Abarca de Mamá Ladilla, Manolo Kabezabolo, Fernando Romay o El Chivi. No entendemos cómo se prestaron a manchar su currículum de esta forma, pero si el disco lo ha comprado alguien, ha sido por ellos. Hemos vendido, por lo menos, treinta y siete o treinta y ocho mil cedés en todo el mundo.

Los Gandules querían girar por todo el país con este trabajo, pero la covid-19 ha trastocado sus planes. ¿Cómo está funcionado esta gira que les trae a Huesca?

-"Absolutamente", como se dice ahora, haciendo 4 bolos en un año es difícil fallar. Estamos contentos, porque solo necesitamos vender un tercio de las entradas y el local se llena, aunque ahora se va a poner la cosa más difícil porque parece que han subido los aforos al 50 %, y esperamos que la gira no se convierta en un fracaso. Además, tenemos mucho más tiempo libre para hacer lo que más nos gusta: nada.

El humor es un rasgo que les caracteriza. ¿En la situación actual sus canciones son una buena medicina?

-Mucha gente nos dice que ha hecho un viaje Pamplona-Barbate con sus niños en el asiento trasero y que les han obligado a poner nuestros discos las once horas del trayecto. Esta especie de tortura china sí que nos caracteriza, horas de estupidez sin escapatoria, obligados por tus vástagos, a los que les espera un futuro incierto, escuchando semejante despropósito. Algunos padres han asegurado haber estado a punto de perder el juicio. Conclusión: para medicina la aspirina, que además rima..., bueno, si no eres alérgico a los antiinflamatorios no esteroideos.

En Huesca han actuado en varias ocasiones, pero va a ser la primera vez que se suban a las tablas del Teatro Olimpia y, además lo van a hacer en bata y zapatillas.

-Sí. Ya sabéis que venimos de Zaragoza y por ende, el de La Historia Interminable, carecemos de modales refinados. Pero nos han dicho que el Teatro Olimpia está limpio, valga la redundancia. Y que las gentes oscenses fuman en pipa. Intentaremos estar a la altura.

Ciertamente, con el confinamiento y las "invitaciones" a salir de casa lo justo, su atuendo escénico está más de moda que nunca. Lo mismo que compartir su música desde el sofá.

-Algunos nos tacharon de visionarios durante el confinamiento. Tampoco hay que exagerar. Salir de casa en bata para algo que no sea tirar la basura está sobrevalorado. Para nosotros, ponernos la bata es como ponernos un mono de trabajar, por eso en casa vestimos de rigurosa etiqueta, incluso chandal.

Conocen al público oscense, ¿qué les dicen para que en esta ocasión vuelvan a acompañarles?

-Esta vez vamos a tocar en formación de cuarteto, nos acompañarán Passepartout y Monsieur Tulipa, y a los oscenses les decimos: "¡Oscenses de bien, de Huesca capital y alrededores! No os perdáis la oportunidad de ver a estos franceses en acción. Ya sabéis que en Francia es todo mucho mejor, y queremos la Parrilla de Oro!" Lo de la parrilla lo diremos así como de pasada, dejándolo caer. Y los oscenses que reflexionen..., en fin, que vengan, pero que no se acerquen mucho.

Sin duda, disfrutar del humor musical de Los Gandules es una forma divertida de despedir un "annus horribilis".

-Cierto, asistir a un concierto de Los Gandules es la guinda perfecta para acabar un año así de mierdero, sinceramente creemos que estaremos a la altura. Para nosotros una buena forma de terminar el año hubiera sido que nos tocara la lotería. Compartíamos una participación de 5 euros del CD Alfaro, la posibilidad de que nos tocase el Gordo era de un 0,000011%, pero estamos muy ilusionados.

Etiquetas