Cultura

DANZA

Fernando Sáenz de Ugarte, director general de Dantzaz: "La danza contemporánea tiene la capacidad de llegar y de conmover"

La compañía presenta este sábado "BAT" en el Palacio de Congresos de Huesca, a las 17:45 horas

Fernando Sáenz de Ugarte, director general de Dantzaz: "La danza contemporánea tiene la capacidad de llegar y de conmover"
Fernando Sáenz de Ugarte, director general de Dantzaz: "La danza contemporánea tiene la capacidad de llegar y de conmover"
DANTZAZ

HUESCA.- "La danza es nuestro ser y nuestra forma de hacer. Bailamos bailando y haciendo bailar. No, no es una redundancia, es una realidad". Esa es la carta de presentación de Dantzaz, que presenta este sábado en el Auditorio Carlos Saura del Palacio de Congresos de Huesca, a las 17:45 horas, su espectáculo BAT.

Centro de producción, laboratorio creativo, espacio formativo y compañía de danza son las señas de identidad de Dantzaz. "La "z" final es una declinación instrumental que define, no solo lo que hacemos sino cómo lo hacemos. Somos un centro para el desarrollo de la danza y damos oportunidades a jóvenes bailarines y coreógrafos para que puedan desarrollarse profesionalmente", explica su director general, Fernando Sáenz de Ugarte.

Bat en euskera es uno, y para Dantzaz este montaje es "una reivindicación de "ser uno", de sentirnos parte de un todo en momentos como el que vivimos, que nos lo recuerdan que somos individuos aislados, pero íntimamente interconectados e interdependientes, formando parte de una sola unidad", comenta a este periódico.

BAT lo conforman Esclavos felices, Thirty y Walls, tres piezas que "hablan sobre las personas, la sociedad, y las relaciones entre ellas". Esclavos felices es una obra de Martin Harriague, un coreógrafo vasco-francés, de Bayona. La música es de Juan Crisóstomo de Arriaga, "llamado "el Mozart vasco", que vivió entre finales del XVIII y principios del XIX. Harriague y Arriaga son dos creadores jóvenes, separados por 200 años, pero solo por unos 100 kilómetros, y con el mismo nombre (Arriaga/Harriague), y ambos con un talento genial", indica Sáenz de Ugarte.

El resultado es una obra "con una estética vistosa y cómplice, frenética en el ritmo y cargada de humor e ironía. Invita a reflexionar sobre el tiempo que nos toca vivir: esclavos de lo frenético y lo inmediato, pero... ¿felices?", pregunta que deja en el aire.

Thirty es una coreografía de la rusa Sade Mamedova y música de Mateo Lugo compuesta para la pieza. "Es una creación llena de poesía y delicadeza, que combina emoción y abstracción para llevarnos a un lugar lleno de sentimiento: Las migraciones humanas a nivel global. En concreto, Sade Mamedova se inspiró en los 12 millones de personas que pasaron por la Isla de Ellis, frente a Nueva York, a comienzos del siglo XX", relata Sáenz de Ugarte.

Walls es una coreografía de Martin Harriague y las músicas son variadas: Bach, Verdi, Blues, o José Alfredo Jiménez . "Con una duración de 35 minutos, poderosa y compacta, se trata de una reflexión sobre el mundo y la sociedad actual, inspirada en la relación de la humanidad con los muros. En la misma, se puede reconocer la voz y la figura de uno de los personajes que más espacio ha ocupado en los informativos en los últimos años".

Harriague trabajó durante cinco años en una compañía en Israel y pudo vivir en primera persona cómo el mundo se cierra erigiendo murallas. "La figura del muro en esta pieza cierra, limita, rompe, protege y esconde. Por eso, es una invitación a la reflexión sobre la situación mundial, utilizando la belleza, la poesía, el sarcasmo y el arte, para seguir mirando al futuro con esperanza", apunta Sáenz de Ugarte.

Este puzle sobre realidades más o menos cercanas irá cobrando vida sobre el escenario a través de la danza contemporánea, que con sus movimientos, de gran belleza estética, es capaz de emocionar. "Las artes escénicas son movimiento en el espacio y espacio en movimiento. En nuestro caso, las creaciones que desarrollamos siempre pretenden llegar y conmover, no de manera literal, sino usando esa zona menos codificable y más difícil de explicar pero que es muy sencilla de percibir y sentir cuando estás al otro lado. Es la magia del arte en general. Un cuadro, una sinfonía, una coreografía... te llegan, te mueven de manera profunda y clara, y la danza contemporánea tiene esa capacidad", afirma.

En el caso de BAT, es un programa para todos los públicos, "una ocasión para acercarse a la danza contemporánea, incluso por primera vez, con una calidad internacional contrastada, y en una función que esperamos conmueva a los oscenses, les llegue y les haga disfrutar", y todo ello "recalcando que la cultura es segura".

Etiquetas