Cultura

ENTREVISTA

Ana Escar: “Si el alma está en calma todo lo demás va funcionando”

La artista altoaragonesa expone en la librería Anónima, de Huesca, hasta el 17 de abril su obra ‘Calma’ con la que invita a “parar”

Ana Escar Puisac.
Ana Escar Puisac.
S.E.

La artista altoaragonesa Ana Escar Puisac expone hasta el 17 de abril la obra Calma en la librería Anónima, de Huesca, que se podrá visitar en el horario habitual del establecimiento. Una muestra con la que evidencia una nueva faceta artística en la que su reto principal ha sido trabajar con el blanco y que hace referencia a “ese sol de mediodía con el cual la naturaleza se relaja y se queda quieta porque la temperatura es elevada”, desvela Escar, quien añade que le evoca “ese momento del día que, en su caso, es antes de comer en el que ella emplea para caminar y parar a reflexionar y pensar en sus cosas”.

Advierte la artista que “Calma tiene mucho que ver con muchas cosas pero, principalmente, con el momento que estamos viviendo porque si a veces, de normal, en la vida en general, vamos como corriendo sin pensar, ahora más y esta muestra es para parar un momento”.

Escar da a conocer esta exposición como un juego de palabras “porque si le quitas la letra c es alma y es como la calma del alma. Un poco como ese sinónimo si el alma está en calma todo lo demás va funcionando”. Así invita al espectador a reflexionar y lo hace mediante la composición de una pieza grande y cuatro series con relación entre ellas “cuyo nexo común es la calma”, subraya la artista, y, en su mayoría, son piezas de pequeño tamaño realizadas, entre los años 2020 y 2021, en yeso sobre madera y pintura acrílica, en las que juega mucho con el blanco.

Un proceso novedoso que nace de la experimentación, revela Escar, en el cual emplea el lijado que le da la opción de encontrar distintas texturas y mostrar la porosidad del material ya que manifiesta que “utilizo la lija como una goma de borrar”.

La series comienzan con los collages de Nuevos tiempos con los que “casi seguro el visitante se sentirá identificado de alguna manera con alguna de las frases o palabras” que esconde la obra puesto que la artista ha creado “una especie de diario" de todo lo que iba sintiendo en sus vivencias durante el confinamiento.

Continúa con los collages de Elegí reír, una serie creada el pasado verano, indica Escar, y apunta que “cada una de las obras cuenta con una palabra o frase que habla del origen de la tristeza y cómo gestionarla porque revela cómo el cambiar las cosas depende de nosotros.

Por otro lado, Raíces y ramas habla, en quince piezas distintas de pintura acrílica y yeso sobre madera, sobre “cómo nos marca la importancia de un lugar, de las raíces familiares que tenemos y que, a pesar de ellas, lo importante es que crezcan las ramas porque la vida avanza y no se quede en el pasado, que no es más que una prolongación de lo que fue hacia el futuro”, insiste la artista.

Asomarse completa estas cuatro series y consta de una pintura, piezas de madera y una pieza pequeña de yeso, “todo ello relacionado con el concepto del amor”.

Y por último, presenta La importancia del sentir, una gran pintura acrílica sobre tela.

Etiquetas