Cultura

COSAS DE CASA

El Torreón de Escuer luce majestuoso desde lo alto

La fortaleza fue construida en el siglo XV por los Lanuza, importante familia infanzona del Valle de Tena.

El castillo se funde con el paisaje.
El castillo se funde con el paisaje.
M. P.

En Escuer Alto, un lugar despoblado del municipio de Biescas, a 1.124 metros de altitud, se encuentra el Torreón de Escuer, también conocido como Torraza o castillo, una fortaleza que fue construida en el siglo XV por los Lanuza, importante familia infanzona originaria del Valle de Tena.

El acceso hasta Escuer Alto puede hacerse en vehículo por pista en buen estado que parte desde el actual pueblo de Escuer o también se puede acceder a él andando por un viejo camino de herradura, señalizado. En la primera opción, hay unos diez o doce minutos en coche más otros cinco minutos a pie, y en la segunda, hay una hora y media de trayecto. Es interesante subir andando por una ruta y bajar también andando por la otra ruta. Para ello se puede dejar el coche en la zona de la iglesia del actual pueblo de Escuer. Tanto en una como en otra opción podremos disfrutar de bellos paisajes que no nos dejaran indiferentes, como tampoco nos dejara indiferentes el Torreón que aun hoy en pleno siglo XXI luce majestuoso en lo alto.

El camino que lleva desde Escuer viejo hasta el Torreón deja al visitante en la puerta del recinto exterior. Según explica Adolfo Castán en el libro 'Torres y Castillos del Alto Aragón', hasta llegar a esa puerta hay que bordear una muralla por sus lados norte y este, “lo que permite al visitante darse cuenta de que la fortaleza se encuentra situada en una especie de gran espolón, y no en llano como se puede pensar al acceder a ella. Esta disposición permitía que el castillo sólo pudiera ser atacado por el norte y por el oeste”. En la pared sur, que es donde se encuentra la puerta de entrada está la capilla de Santiago, después ermita, a la que se accede por un agujero en el muro sur y no por la puerta original que da al patio de armas del castillo y que está tapiada.

La torre ocupa más de 700 metros cuadrados.
La torre ocupa más de 700 metros cuadrados.
M. P.

En lo que se refiere al propio Torreón, éste se erige presidido en lo alto por una gran aspillera cruciforme. A la planta noble de la torre, se accede por una escalera exterior donde se encuentra una puerta adintelada. En esta planta hay una ventana geminada con asientos que se abre en el muro oeste y que posiblemente es de una época un poco más tardía que la de la construcción del Torreón.

En la fachada de la tercera planta todavía quedan restos de lo que en su día fue un balcón corrido, posiblemente de madera, y la cuarta planta sería la presidida por la gran aspillera cruciforme.

Además, a ras de suelo, se encuentra otro habitáculo de pequeñas dimensiones cubierto por una bóveda de medio cañón y reforzada por cuatro arcos de piedra caliza tosca. Este Torreón es una interesante muestra del patrimonio defensivo de la Comarca del Alto Gállego, ocupa más de 700 metros cuadrados. Desde sus estancias se pueden contemplar impresionantes paisajes.

En el año 2005 el Ayuntamiento de Biescas llevó a cabo obras de rehabilitación y mantenimiento del inmueble, unos trabajos que contaron con financiación de la Diputación Provincial, la Comarca del Alto Gállego, Ibercaja y el propio Consistorio pelaire. En esta actuación que contó con el asesoramiento de la Asociación Amigos de Serrablo, se reconstruyó la escalera exterior de acceso que estaba muy deteriorada, se consolidó el edificio y se limpió la zona. En 2019 los alumnos del Taller de Empleo Alto Gállego, promovido por el Ayuntamiento de Biescas en colaboración con los de Sallent y Panticosa, realizaron labores de limpieza del entorno de la torre.

Desde la fortaleza se contempla una bella vista.
Desde la fortaleza se contempla una bella vista.
M. P.

En cuanto al pueblo de Escuer Alto, del que hoy solo se aprecian las ruinas, comentar que a principios del siglo XX llegó a tener 23 casas, incluidas la escuela y el molino, organizadas en dos barrios diferenciados separados por un barranco. Antes de la Guerra Civil se inició el abandono del pueblo cuya ubicación se desplazó al lugar donde se encuentra el actual Escuer. El abandono fue propiciado por una mejor comunicación al lado de la carretera.

En 1936 todavía quedaban 8 vecinos, de los cuales 4 seguirían viviendo en 1941. Este abandono aceleró, además, la ruina total del pueblo ya que muchos vecinos optaron por llevarse elementos constructivos de sus antiguas casas para construir las nuevas. Esta información la encontramos en el panel informativo que se encuentra a las puertas del Torreón, así como una breve reseña de la historia de este. l

Etiquetas