Cultura

libro

Los telares de El Vivero, 40 años de indumentaria en Barbastro

Pepe Noguero y Balbina Campo recogen en un libro la actividad de su escuela-taller

Ángel Noguero y Balbina Campo, junto a los telares de su taller El Vivero.
Ángel Noguero y Balbina Campo, junto a los telares de su taller El Vivero.
A.H.

La indumentaria, muestras y tejidos elaborados en el taller El Vivero, de Barbastro, desde la apertura en 1980 hasta que se cerró el 31 de mayo de 2017 son tema de contenido del libro de 55 páginas editado por iniciativa de Pepe Noguero y Balbina Campo, que dirigieron la escuela-taller durante 38 años con apoyo de la Asociación Cultural El Vivero. Casi cuatro años más tarde recuperan sensaciones no exentas del desencanto por la falta de interés cuando se informó del cierre del taller, ante la indiferencia de autoridades que no hicieron nada por evitarlo en su momento.

Noguero y Campo aportan documentación interesante de casi 40 años de actividad con trabajo, esfuerzos, malos ratos y enseñanza para divulgar lo relativo a la artesanía en la única escuela-taller que hubo en la provincia. Los datos son interesantes porque informan de la situación en el Somontano, donde hubo 270 telares, a finales del siglo XVIII, entre los pueblos de la comarca (232) y Barbastro.

Noguero y Campo con un grupo de alumnos.
Noguero y Campo con un grupo de alumnos.
A.H.

A mediados del siglo XX solo quedaban cuarenta en toda la comarca y cuando el taller cerró ocho estaban en El Vivero, hechos a mano por Pepe Noguero, que siguió las instrucciones y enseñanzas de su padre. La propuesta de cesión para mantener alguno como seña de identidad en Barbastro no cuajó y se desmontaron todos.

En la muestra Pasión por las personas, la lucha contra la pobreza, en enero de 2017, se expuso por última vez uno de los telares en Alma Mater Museum, en el Palacio Arzobispal de Zaragoza.

Aparte de experiencias, el contenido del libro se enriquece con una colección de fotos de telares, piezas, toallas, puntillas, colchas, alforjas, camisas y mantas, entre otros tejidos elaborados con diversas técnicas. El muestrario es amplio, variado, interesante y atractivo, casi desconocido en detalles por las técnicas.

Los autores dedican espacios preferentes a vestimentas confeccionadas en varios cursos sobre tejidos tradicionales que se realizaron con subvenciones del Programa Europeo Interreg III a Proyecto Medii Aevi con propuesta del Ayuntamiento. El objetivo principal, elaborar vestimentas de época para la representación histórica de El Sitio de Barbastro (siglo XII) y lo recuerdan ahora como “un reto en todos los sentidos”. Las ropas realizadas con diferentes técnicas están en uso.

Uno de los telares de la escuela-taller desmontado.
Uno de los telares de la escuela-taller desmontado.
A.H.

Las últimas páginas del libro se dedican al primer estudio realizado por Pepe y Balbina sobre los ornamentos litúrgicos con que enterraron a San Ramón (1127) en Roda de Isábena. “Las emociones y sensaciones que viví mientras realicé el trabajo y cuanto aprendí son difíciles de explicar y pensé que era una de las pocas personas en el mundo que tenía acceso a aquel tesoro, me sentí privilegiada”, recuerda Balbina.

El primer estudio se presentó en 21 de junio de 1990 en Roda de Isábena.

En la trayectoria de 38 años pasaron por El Vivero casi 5.000 alumnos de varias generaciones, y durante tres décadas destacó la Feria de Artesanía, iniciada en 1984, que alcanzó la consideración de “la mejor de Aragón”. 

Etiquetas