Cultura

MÚSICA

La Coral Barbitanya, disfrutar cantando durante dos décadas

Tras un año sin conciertos, este sábado se emite en Canal 25 TV el de Semana Santa grabado en la iglesia de San Francisco

El concierto de Semana Santa se grabó en la iglesia de San Francisco, la misma en la que actuaron por primera vez hace veinte años.
El concierto de Semana Santa se grabó en la iglesia de San Francisco, la misma en la que actuaron por primera vez hace veinte años.
Á.H.

La Coral Barbitanya ha grabado en la iglesia de San Francisco el concierto de Semana Santa, que se ofrecerá desde este sábado por Canal 25 TV Barbastro. El repertorio seleccionado por el director, Estanis Dalmau, incluye las obras Popule Meus (Victoria), Cantate Domino (Pitoni), Ave Verum (Mozart), Stabat Mater (Kodàly), Señor me cansa la vida (Antonio Machado) y An Irish blessing (James Moore). Es el primer recital desde hace un año, cuando se suspendieron las actividades por la pandemia.

Se ha elegido la misma iglesia parroquial donde la coral, formada en mayo de 2001, ofreció su primer concierto sacro con motivo del V Encuentro de Cofradías de Semana Santa celebrado en Barbastro, en noviembre del mismo año. En aquella ocasión del “estreno”, fue dirigida por Rosa Corts que estuvo hasta octubre de 2014, cuando asumió otras responsabilidades y le sustituyó Estanis Dalmau, titulado profesional de canto por el Conservatorio de Monzón. En la trayectoria de 20 años han sido los únicos directores en la Coral Barbitanya, que tomó este nombre de la demarcación Al-Ándalus de la que Barbastro era capital en la Edad Media, en la etapa musulmana.

En el proyecto que iniciaron María Teresa Cubero como presidenta de la asociación cultural y Rosa Corts de directora, siguen la mayoría de los componentes de la coral. “Si echamos la vista atrás solo podemos hablar en términos de ilusión compartida y objetivo cumplido porque, hace veinte años, no sabíamos si se consolidaría para seguir adelante. Y así ha sido gracias al compromiso de las personas que han dedicado su tiempo, a costa de la vida particular, no siempre fácil de compaginar”, indica Cubero.

Al mismo tiempo, se muestra “agradecida porque ha sido posible sacar adelante el proyecto del que formamos parte un componente de personas que veníamos de la Coral Barbastrense, dirigida por Julio Broto, a quien le debemos todo. Gracias a su dedicación aprendimos a cantar y también a disfrutar. La mayoría seguimos con la misma ilusión, ganas, entrega y sacrificio personal”.

A partir de su primer concierto, la Coral Barbitanya participó “poco a poco” en actos religiosos y sociales, en Barbastro y en diferentes localidades de la provincia. “No fue fácil hacernos un sitio hasta que contaron con nosotros en encuentros corales en varias ciudades”. En el histórico destacan veladas en Castillo de Monzón, Muestra de Diversidad Cultural de Terrassa, Encuentro Coral Ciudad de Teruel, Jornadas del Monasterio de Veruela y Alarde de Masas Corales de Basauri, entre otras referencias.

En clave local, participaron en la reconstrucción histórica de los esponsales de Doña Petronila, reina de Aragón, en los actos de la Semana Santa donde destacó la interpretación de la Misa de la Coronación (Mozart) con la organista Maite Aranzábal y el Magnificat y Gloria (Vivaldi) con la Orquesta de Cámara de Huesca con motivo del concierto de apertura del Año Jubilar.

Al impulso de Coral Barbitanya se deben las seis ediciones del Encuentro Coral ‘Ciudad de Barbastro’ desde el año 2014 en colaboración con el Ayuntamiento. Gracias a esta iniciativa los barbastrenses han disfrutado con las actuaciones de doce agrupaciones corales de varias localidades. La edición del 2020 no se celebró por la situación de pandemia, y la de 2021 casi seguro que tampoco, según informó María Teresa Cubero.

Además, participaron en las ediciones del Mesías de Häendel (2016), Misa de la Coronación de Mozart (2018), Magnificat y Gloria de Vivaldi (2019) y de especial relevancia en los conciertos organizados por la Federación Aragonesa de Coros, en Palacio de Congresos de Huesca y con la Orquesta Reino de Aragón, en el Auditorio de Zaragoza. “Somos un referente de Barbastro allá donde vamos”, señala.

Continuidad, compromiso y disciplina son esenciales

Teresa Cubero valora “la continuidad y el compromiso de las 28 personas que estamos en la coral, donde somos familia en el más amplio sentido de la expresión. Salvo José Luis, que falleció, y dos componentes que la dejaron por razones personales, los demás seguimos en la misma línea. Si no fuera así, ahora no celebraríamos 20 años. En realidad cantamos porque nos gusta, estamos a gusto y dedicamos muchas horas”.

Al mismo tiempo, “la disciplina es esencial para ofrecer lo mejor posible los conciertos si tenemos en cuenta que la mayoría somos aficionados y hemos dedicado exigencia personal. El apoyo institucional ha sido importante para continuar porque no disponemos de recursos externos. La cesión del aula en Casa de la Cultura nos va muy bien para continuar las actividades”.

Se refiere a los dos directores en veinte años, “a Rosa Corts le estamos agradecidos porque la musicalidad con ella fue total, y cuando finalizó aquella etapa hemos seguido con Estanis Dalmau, persona muy ilusionante con todos los proyectos. Ambos son exigentes y transmiten las ganas por cantar”.

El repertorio es muy extenso, abarca desde la música medieval hasta contemporánea, y en las interpretaciones habituales hay de todo un poco, polifonía religiosa, clásica, villancicos, música española, popular y folclórica de diversos países. En ocasiones se incluyen obras de Francisco de Sarañana (XVIII), que fue maestro de capilla de la Catedral de Barbastro. En lo posible, incorporan obras nuevas en cada concierto. Tal vez el año que viene asuman el reto de grabar un disco conmemorativo. 

La Coral Barbitanya en uno de los conciertosofrecidos en estos años.
La Coral Barbitanya en uno de los conciertosofrecidos en estos años.
Á.H.
Etiquetas