Cultura

PUBLICACIÓN

Jordi Sánchez: “He salido del coronavirus con agujetas hasta en las orejas”

El actor se recupera tras haber padecido la covid-19 y publica un nuevo libro

Jordi Sánchez.
Jordi Sánchez.
S.E.

Veinticuatro días con sus veinticuatro noches fueron los que el actor Jordi Sánchez estuvo “dormido” e intubado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital de Madrid por una neumonía agravada por el coronavirus.

Al despertar de esos días negros, su teléfono y sus redes estaban llenos de mensajes de seres queridos y seguidores que deseaban una pronta recuperación al actor (Barcelona, 1964), popular por encarnar a Antonio Recio en La que se avecina.

Después de casi tres décadas subido a los escenarios, de participar en una treintena de películas y otras tantas series, Sánchez presenta ahora Nadie es normal (Planeta), su segundo libro de relatos con el que muestra su pasión por la escritura.

“En mi vida siempre he escrito y actuado”

¿Cómo se encuentra?

—Me encuentro bien. Ya estoy en mi casa, que es lo que más deseaba. Tengo que ir al fisioterapeuta porque me he quedado flojo, pero ando bien, voy a comprar todos los días, me voy a la montaña. Voy a hacer un par de meses de descanso y de ejercicio para estar en verano al 100 %.

De todo lo que pasó en su ausencia, ¿qué es lo que más le sorprendió al despertar?

—Yo no pensé nunca que el cariño de la gente a la que no conozco, de los seguidores de la serie, me llegara a tocar tanto. Te despiertas y tienes el teléfono a tope y las redes sociales también. Aparte de los mensajes de los amigos y conocidos, que son emotivos, también te mandan mensajes muy largos gente que solo te ha visto en la televisión.

“Nunca pensé que el cariño de mis seguidores me llegara a tocar tanto”

Dicen que una experiencia así trae siempre algo bueno…

—La gente te dice que sale reforzado de esto y bueno, no sé, yo he salido con agujetas hasta en las orejas. Sí, te das cuenta de que hay cosas muy importantes como disfrutar de tu familia, que para algo la tienes. Vives con el estrés de hacer dos películas a la vez, pero al final tampoco tiene mucho sentido si has hecho 20 ó 21, tampoco es tan importante.

Háblenos de Nadie es normal, el segundo libro que publica.

—Desde el principio de mi oficio he escrito y he actuado. Primero para mi compañía, tengo diez obras publicadas y he escrito o coescrito con otras personas. Lo que pasa que la escritura queda en un segundo plano porque lo que se ve es al intérprete.

¿Y ese título?

—Nos pasamos la vida intentando ser como los demás, parecernos al resto para no hacer el ridículo, para no salirnos de la norma. Pero nadie es igual que el vecino. Cada uno es como es y el concepto friki debería desaparecer porque todos lo somos un poco. En mi barrio, donde todos querían ser o médicos o mecánicos, yo quería ser actor. A mí me llamaban ‘payasín’, con cariño, pero me lo llamaban. Todo el mundo se quiere parecer al resto para no sentirse ridículo y muchas veces la gente se cree que es un bicho raro y para nada.

“Cada uno es como es y todos somos un poco frikis”

Dicen en el prólogo que usted tiene una mirada especial para observar la realidad…

—Me encanta observar, escuchar conversaciones o que me cuenten cosas. Yo soy muy de barrio. Me he criado bastante en la calle en el barrio de Montbau. A partir de ahí lo que mas me gusta es crear personajes. El libro tiene historias más personales, otras menos; son historias aisladas que no tienen que ver unas con otras.

Volviendo al tema de la covid, ¿ha cambiado su visión de la pandemia tras la enfermedad?

—Yo me he portado muy bien y la mascarilla no me la quitaba para nada. Este rollo de los negacionistas no lo comparto. Aquí hay un virus que nos está machacando a todos y que se está llevando a mucha gente por delante. Yo me he cuidado mucho pero me ha tocado. Justo en el rodaje de la serie Señor, dame paciencia es donde más me han mirado con lupa, con los palitos en la nariz, es donde he cogido esto. Al final te quitas la mascarilla para rodar y te puedes contagiar, pero ¿cómo vas a pedir que vacunen a los actores si no han vacunado a los ancianos?

¿Y qué siente al ver las imágenes de Madrid, con miles de personas de fiesta en la calle?

—Pues que no vamos a avanzar, no hay manera. Yo entiendo que te pilla con 20 años esto y es una faena, porque todo el día con la mascarilla… hasta jugando al fútbol, pero tantas fiestas y todos los franceses que han entrado… es terrible porque no vamos a terminar nunca. 

Etiquetas