Cultura

AFICIÓN LITERARIA

Esteban Navarro: “No veo ningún futuro a publicar solo en papel”

Esteban Navarro defiende el ‘ebook’ que está incrementando sus ventas desde que arrancó la pandemia por covid-19

Esteban Navarro
Esteban Navarro
S.E.

Los datos hablan y aunque aun no se han presentado las cifras oficiales de 2020, la venta de libros electrónicos entre marzo y abril del pasado año, es decir, durante los meses de confinamiento en España, se incrementó hasta el cincuenta por ciento. También aumentaron, del mismo modo, los préstamos de ediciones digitales en bibliotecas, gracias en buena parte al mayor impacto de eBiblio, iniciativa del Ministerio de Cultura y Deporte de España e, incluso, aumentó un 30% el tiempo de los lectores en plataformas de suscripción de libros digitales.

Son datos que publica Libranda, la principal distribuidora de contenido digital editorial en lengua española en todo el mundo, y desvela que el mercado del libro alcanza los 84,3 millones de euros, de los cuales el 62,4 % corresponden al español, seguido de México y Estados Unidos, aunque los mayores crecimientos se dieron en Perú, Colombia y Chile.

En cuanto a las temáticas, el informe confirma que la ficción sigue siendo la categoría con mayor peso, y sobre los canales de venta, sobresalen las plataformas internacionales como Google o Amazon, que además da la opción de que los autores sean sus propios editores.

Una ventaja, y unas cifras ascendentes, que respalda el escritor murciano, afincado en Huesca, Esteban Navarro, quien ya en 2012 fue reconocido como el fundador de la Generación Kindle, un grupo de autores que comenzaron a publicar en digital a través de la conocida herramienta de Amazon Kindle Direct Publishing, KDP. Cabe decir que Kindle es uno de los dispositivos más famosos que se crearon al finalizar la primera década del siglo XXI para emular la versatilidad del libro de papel tradicional con librería propia.

Eso sí, los autoeditores deben encargarse y ser responsables de todo el proceso desde el desarrollo de la idea hasta la imagen de la portada o una cuidada ortografía, porque en internet no se discrimina nada, ni para bien ni para mal.

En este sentido, Navarro, desde su experiencia, que ha situado varias de sus novelas en los primeros puestos en digital e, incluso, llegó a estar varias semanas en el número 1 de México, y en las listas de los libros electrónicos más vendidos, destaca que es necesario buscar una buena foto de portada, un título atrayente y una sinopsis interesante. Para todo ello, “internet abre un amplio abanico de herramientas, por ejemplo en la compra de fotografías, hay un banco inmenso de imágenes, pero también he contactado con correctores y hasta con traductores para traducir al inglés The blackout (El apagón)”.

Navarro pone de manifiesto cómo el libro digital, y Kindle en particular, ha revolucionado la manera en que el lector cuenta con una biblioteca entera a un clic y un novelista puede llegar al público, puesto que “da una oportunidad que es imposible de alcanzar de otra manera”. Critica a las editoriales tradicionales y dice que “el día que vea que, por ejemplo, un fontanero de Móstoles gane el premio Planeta, alguien que no sea famoso o de renombre, me creeré que el mercado ha cambiado y las editoriales han valorado la obra”. Así mismo, añade que en que su opinión, por su experiencia personal, “las editoriales no se leen los manuscritos”.

“A mí me han publicado obras, no por buenas, sino porque se vendían en Amazon y he comprobado que no las han leído”, indica Navarro, porque, como revela, “las editoriales solo se fijaron en mí después de estar entre los primeros puestos de ventas en la red y no antes”.

Defiende con énfasis el libro digital y considera que hay una guerra entre este y el papel, “cuando no debería ser así porque la mayoría de escritores publicamos en ambas”. Pero, en este aspecto, señala que “existen las mentiras, las grandes mentiras y las estadísticas, así que cada uno barre para casa, pero mi experiencia personal es que hay veces en las que parece que hay más escritores que lectores y yo no tuve suerte hasta el año 2011 cuando desembarcó Amazon con el Kindle, autopubliqué mi primer manuscrito, ‘La casa de enfrente’, lo subí a su plataforma, que entonces aun no estaba ni en España, y vi un filón literario porque en dos o tres semanas la novela alcanzó los primeros puestos”. “Así fue cuando las editoriales se empezaron a interesar y es que primero tienes que demostrar que vendes” y, reconoce Navarro, “si no hubiera sido por el digital nunca habría podido publicar”.

Advierte sobre la facilidad que da la red para “dar la vuelta al mundo” y es que “hay días, muy puntuales, en los que se han llegado a descargar 500 novelas mías porque hay emigrantes españoles que quieren leer libros en español por toda Europa, pero también cabe recordar que hay una comunidad hispana muy importante en el mundo, mientras que una editorial, que solo publica en papel, a lo mejor vende cien ejemplares al año”.

Para él fue “una catapulta” y añade que “durante estos años he aprovechado para publicar con varias editoriales, lo que pasa es que cuando las editoriales cogen los derechos de las novelas se quedan con los derechos globales, tanto en papel como en digital”, y especifica que no sabe cómo será para los grandes escritores de renombre pero, en su caso, indica que “de lo vendido, el novelista solo se queda con entre un cinco y un diez por ciento de lo recaudado, mientras que en digital es el setenta por ciento”. Por ese motivo, apunta, “no veo ningún futuro a publicar solo en papel”, y declara el escritor que ha recuperado hace poco los derechos de sus novelas digitales, de las que destaca que ninguna supera los 3.99 euros, “porque pedir más me parece un barbaridad y además invita a la piratería”. Y para aquellos que prefieran el papel, señala el novelista que cuando publicas con KDP “tienes la oportunidad de hacerlo en papel bajo demanda”.

Navarro concluye que sí está notado el incremento de ventas digitales durante la pandemia.

Etiquetas