Cultura

CONCIERTOS MASIVOS

El sector musical comienza a ver la luz al final del túnel

Promotores y artistas celebran el gran éxito del concierto masivo de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi de Barcelona

El concierto de Love of Lesbian demostró que los eventos masivos pueden ser seguros.
El concierto de Love of Lesbian demostró que los eventos masivos pueden ser seguros.
RTVE

Aunque sigue mirando al futuro con incertidumbre por la pandemia, el sector musical comienza a ver la luz al final del túnel tras la prueba que tuvo lugar en el show de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi (Barcelona) el pasado 27 de marzo, que demostró que los conciertos masivos pueden ser seguros si se toman las medidas adecuadas.

Desde Rampa Huesca, Álvaro Bitrián dice que es “una buena noticia, aunque no deja de ser un experimento con unos costes de producción que no son viables para los conciertos del día a día”.

Álvaro Bitrián: “Nuestra agenda ha mejorado mucho en el último mes y parece que las cosas se animan. Todo el mundo tiene ganas de trabajar”

Pese a estas dudas, la situación es mucho más halagüeña que hace un año, cuando los trabajadores del sector “pasaron de tener unas previsiones muy altas justo antes de la pandemia, a la suspensión de todos los eventos”, un problema que pensaban que se resolvería en unas semanas y que todavía arrastran.

“Otra incidencia que hemos detectado ha sido la fuga de talentos. Recuperarlos será difícil”, asevera Bitrián.

Pese a todo, el director técnico de esta empresa de alquiler de equipos de sonido, iluminación, video y video mapping se muestra positivo con el futuro.

“Nuestra agenda ha mejorado mucho y parece que las cosas se animan. Todo el mundo tiene ganas de trabajar”, señala, antes de desear que “en 2022 podamos retomar nuestra facturación y recuperar nuestras empresas”.

Para Luis Costa, socio de El Veintiuno Música y Espectáculos Independientes, pensar en una “antigua normalidad” le vuelve feliz. “Pero si ponemos los pies en la tierra, para nosotros es un formato muy lejano”, matiza.

Luis Costa: “Esperamos que durante este mes podamos presentar varios proyectos muy bonitos y que serán referencia a nivel nacional este verano. ¡Estad preparados!”

La empresa fue de las primeras en adaptarse a la situación sanitaria y organizar programaciones alternativas, pero por el momento seguirán sin abrir su sala de conciertos en Huesca ”hasta que sea seguro y rentable”, dice.

Esto no quiere decir que no estén trabajando, ya que llevan meses “programando espacios al aire libre para el verano y colaborando con ayuntamientos para llevar conciertos a espacios habilitados”, confirma Costa.

Tras los shows de Carlos Sadness y El Verbo Odiado celebrados hace unos días en la provincia, ya tienen previstas las actuaciones de Nil Moliner en Barbastro, Sidonie en Monzón y el festival Aragón Sonoro en Alcañiz (29, 30 y 31 de julio).

“También anunciaremos nuestro primer concierto en Jaca, y esperamos que durante este mes podamos presentar varios proyectos muy bonitos y que serán referencia a nivel nacional este verano. ¡Estad preparados!”, exclama ilusionado Costa.

Los músicos, esperanzados

Los músicos se muestran esperanzados debido el éxito del concierto de Love of Lesbian, una noticia que erizó el vello a Pecker, porque demuestra que “estamos superando” estos últimos meses casi en blanco para el sector.

Pecker: “Este año tengo alguna cosa, pero no las suficientes para salir adelante. Confío en que el verano de 2022 volvamos a vivir la música en directo con cierta normalidad”

“Este año tengo alguna cosa, pero no las suficientes para salir adelante. Confío en que el próximo verano, el de 2022, volvamos a vivir la música en directo con cierta normalidad”, desea el oscense, quien espera que pronto sigamos el ejemplo de Australia, donde “la gente ya está bailando y saltando en los festivales sin mascarilla”.

Olga Orús se toma la noticia “como un triunfo, porque significa que vamos a volver a la normalidad y que la gente tiene ganas de juntarse y disfrutar en camaradería de los conciertos”.

Olga Orús: “La noticia de Love of Lesbian significa que volveremos a la normalidad y que la gente tiene ganas de juntarse y disfrutar en camaradería de los conciertos”

La líder de Olga y los Ministriles cuenta que estarán presentes en algunos festivales este año, “pero hasta que no pase el estado de alarma muchos ayuntamientos y programadores no se atreven a anunciarlo por prudencia”, por lo que la tendencia de estos tiempos pandémicos está siendo “que te llaman a última hora para contratarte”.

Joaquín Pardinilla opina que “la vuelta de los grandes conciertos está bien, pero no hay que olvidar que la cultura es mucho más que eso y que urge la vuelta a la normalidad en teatros, salas y actuaciones que no sean necesariamente multitudinarios”.

Joaquín Pardinilla: “La vuelta de los grandes conciertos está bien, pero urge la vuelta a la normalidad en teatros, salas y actuaciones que no sean necesariamente multitudinarios”

El músico sobrarbense tiene este año varias actuaciones con Hot Hands y Vivere Memento, pero reconoce que hay huecos en su agenda debido a la situación sanitaria, en la que “no debe faltar la responsabilidad ni el sentido común”.

Por su parte, Javier Aquilué espera que el éxito del concierto de Love of Lesbian “traiga esas consecuencias tan esperadas y necesarias: la vuelta de los directos”.

Javier Aquilué: “Ojalá el éxito del concierto de Love of Lesbian traiga esas consecuencias tan esperadas y necesarias: la vuelta de los directos”

Aunque de momento no tienen actuaciones veraniegas con su grupo, Kiev cuando nieva, el oscense avanza que “el otoño se plantea más fructífero”, una estación en la que el sector podría empezar a remontar si llega el final de la vacunación.

Etiquetas