Cultura

EXPOSICIÓN

La ilustración y la palabra se funden en Graus con ‘La casa que nos habita’

La exposición itinerante de la DPH, comisariada por Grassa Toro, se exhibe por las calles y en varios espacios públicos

Pepa Mur y Grassa Toro, delante de la Biblioteca de Graus.
Pepa Mur y Grassa Toro, delante de la Biblioteca de Graus.
Elena Fortuño

La Compañía Ilustrada llega a Graus con la exposición La casa que nos habita, para mostrar la obra de diez ilustradores: David Adiego, Carlos Aquilué, Isidro Ferrer, Javier Hernández, Saúl Irigaray, Sandra Jávera, Mamen Moreu, Ana Porta, Sara Soler y Bernardo Vergara, inspirada en otros tantos textos clásicos en torno a la vivienda. “La casa que nos habita no es la que hemos pasado el confinamiento, no, es la soñada, la deseada, la que recordamos de la infancia. Cada ilustrador elige el texto y hace dos originales específicos para la Compañía ilustrada y eso es lo que se muestra”, resumió el comisario Grassa Toro de esta propuesta itinerante de la Diputación de Huesca.

“Las imágenes arrancan de la biblioteca y se distribuyen por el pueblo. En espacios públicos, al exterior, al interior para que circule la gente, los textos, la literatura. Para que volvamos a encontrarnos en torno al arte”, agregó este editor y escritor muy satisfecho con los espacios grausinos seleccionados. En concreto, los exteriores son el edificio de Sindicatos, la casa de los maestros, Casa Pablé, Casa David, Centro Deportivo, Plaza de la Compañía, Biblioteca, calle Barranco y plaza Mayor. Respecto a los interiores, se han colocado en la biblioteca, la residencia de Mayores, el IES, el Ayuntamiento, la Casa de la Cultura o el colegio Joaquín Costa.

Una de las obras que se exhiben en exteriores de edificios.
Una de las obras que se exhiben en exteriores de edificios.
Elena Fortuño

Grassa Toro explicó el proceso de creación de la muestra. “Se seleccionó a los autores y se les ofrecieron varios textos sobre la casa. Y esto es una maravilla. Son espacios como la plaza, tremendamente históricos. Que una villa como esta acoja esta muestra es un regalo”, consideró.

La exposición tiene dos vertientes: el formato grande de 2 metros que va a la calle y rompe la cotidianidad y, por otro lado, esas imágenes replicadas en formato más tradicional en interiores. “Y allí ya aparece el texto, marcando un tiempo más relajado de contemplación y lectura”, relató el comisario.

Una de las obras que se exhiben en exteriores de edificios.
Otra muestra de la exposición "La casa que nos habita".
Elena Fortuño

La casa que nos habita ha estado en Sariñena, Osso de Cinca o Vencillón y recorrerá toda la provincia hasta finales de año. De momento, la respuesta es muy buena. “Hay una reacción íntima, pero inmediatamente surge el comentario, el interés. Y todo ese interés vuelve a la biblioteca, de donde sale, y la gente va allí a preguntar”, apuntó Grassa Toro.

La bibliotecaria grausina, Pepa Mur, se mostró entusiasmada con esta exposición. “Desde que llegó la propuesta de DPH me pareció una idea brillante. Es importante que las bibliotecas salgamos adelante. Es una forma de decir que estamos a pleno rendimiento. Es importante que la ilustración y la palabra nos acompañen”, consideró Mur, quien avanzó que “habrá puntos de información para que la gente pueda conocer el alcance completo de la exposición”, concluyó.

Etiquetas