Cultura

ECOS - QUIÉN SOY

Javier Badules: un grande de la jota con los pies en el suelo

“Las personas que rodean mi vida están relacionadas con la jota, lo más importante que me ha pasado en la vida”

Javier Badules Codesal
Javier Badules Codesal
S.E.

A Javier Badules Codesal (Huesca, 1975) la llaneza le viene de sus orígenes, San Lorenzo del Flumen, “famoso por sus árbitros, que ha habido 35 o 36”. Se siente “muy orgulloso” de ser de una familia de colonos, de un pueblo “donde cada es uno de un sitio, pero todos somos de San Lorenzo”.

Recuerda a los ‘maestros’ que ha tenido en su vida. El cura Laureano Rivarés Orduna, “alma máter del pueblo y gran promotor cultural junto a maestros como Pablo Gracia”. Con 7 años, aprendió unos meses solfeo con Jesús Budios, en Sariñena, y un año después, “Laureano creó el Grupo de Jota de San Lorenzo del Flumen y vino, de rondalla, José Antonio Zaragoza, de baile Julio Claver y de canto, María Antonia Carrera”. Se integró en Roldán del Alto Aragón, de Julio Claver, “y fuimos a TVE e hicimos las primeras actuaciones, y cuando dejó de ser profesor del pueblo, vino a enseñarnos José Antonio Villellas y ya directamente me integré, en 1988, en Aires Monegrinos, grupo al que tengo el honor de dirigir desde 2015”.

Es “de la escuela de Jesús Gracia” y habla con especial cariño de “mi hermano Antonio Torres”, con el que fundó el cuarteto A Capricho. Su formación musical fue en el Conservatorio de Huesca y en canto, “he aprendido del mejor de los mejores, que es Nacho del Río”. “Todos estos grandes han hecho que le dedique mucho tiempo y, sobre todo, mucho cariño a la jota”.

Pero él también es un grande: Premio Extraordinario del Concurso de Zaragoza de 2017, Premio Extraordinario de canto en el Certamen de Huesca de 2019, en Lécera y en Almudévar. Premios individuales que valora aunque lo importante es que “las personas que rodean mi vida están relacionadas con la jota, y solo por eso, la jota es lo más importante que me ha pasado en mi vida”.

38 años en la jota, buena parte en la ronda. “Con doce años y pico, acompañaba a Paco Lasierra y a Joaquín Campodarve”. La ronda: “la repentización de la jota, discurrir y cantar, compartir la fiesta en la calle, comer, reír...”. Pero no da menos importancia a las actuaciones en los escenarios. “La jota en el escenario pone en valor lo popular, lo pone con el lucimiento que se merece”. ¿La mejor jota? “La que te queda por cantar”.

En Huesca, Fraga, Sallent, Alcolea... , le conocen como maestro jotero.

Estudió ingeniería y la dejó para poder dedicarse a la explotación agrícola de la familia. Desde que se casó en 2003, vive en ‘Huesqueta’, una ciudad que “es tan acogedora porque la gente que ha venido de otros pueblos no ha cambiado el carácter de la ciudad, sino que lo ha enriquecido”.

Le encanta “una buena lectura, una buena conversación, disfrutar de mesa y mantel con amigos…”. Entre rondas con Paco Lasierra y el programa de Aires Monegrinos, “al año salen ciento y pico actuaciones, que para nosotros no es un trabajo, es un placer”.

Prepara un disco que quiere grabar “con muchos amigos, todos los que han significado algo en mi vida”.

Etiquetas