Cultura

LA ENTREVISTA

Manuel Pinos: “Lo que enlaza todos los relatos es el sentimiento de agarrarnos a algo”

El escritor aragonés publica ‘Mar de lejos’, un libro de relatos cuyos beneficios irán a Marsa

Manuel Pinos
Manuel Pinos
Rafael Gobantes

El escritor aragonés Manuel Pinos presentó hace unos días en Huesca su primer libro de relatos en solitario Mar de lejos, en un acto organizado por la plataforma ciudadana prorefugiados del Alto Aragón, Bienvenidxs Refugiadxs Huesca, en colaboración con las bibliotecas municipales, en el centro cívico Santiago Escartín.

Mar de lejos recoge más de veinte relatos de distintos géneros escritos en los últimos cuatro años, explica su autor pero “sin un orden temático”. Aunque sí afirma Pinos que “hay algunas claves comunes”. En este sentido, añade que “de ahí viene el subtítulo que es: Y otros naufragios cotidianos porque trata de, en el contexto en que vivimos, las pequeñas derrotas que hay en distintas vidas”.

Ese es, precisamente, el nexo de unión ya que desvela el autor que “lo que enlaza todos los relatos es el sentimiento de agarrarnos a algo pero con la palabra naufragio buceando, como si fuera una ola, por todo el libro”.

Pero insiste en que: “no soy fatalista”, así que todos los textos dejan un resquicio a la esperanza “como esa tabla a la que te puedes agarrar en un naufragio porque aunque pueden parecer personajes derrotados, en el fondo, hay un halo de esperanza”.

El escritor define el libro como “pura ficción apoyada en escenarios conocidos, en su mayoría, y todos anclado en recuerdos”. Hay referencias a su infancia a través de los espacios en los que se crió en Teruel y a las minas donde trabajaba su padre; también a Almería y al desierto, donde pasó buena parte de su infancia; a Zaragoza y al barrio donde vive; al Pirineo, por lo que le impactó ver nieve por primera vez, con catorce años, en una excursión a Panticosa; y a Huesca, de la que revela Pinos que “hay un homenaje a Acín en relación a las pajaritas y a un futuro distópico donde la figura del artista oscense está completamente olvidada”.

Este libro, además, tiene un fin social y es que los beneficios van íntegramente destinados a la oenegé Marsa, movimiento de apoyo a los refugiados y solicitantes de asilo, que trabaja con los campamentos griegos y que está muy relacionado con el último relato de Mar de Lejos, un texto que incluyó el autor en el último momento tras una visita, justo antes de la pandemia, al campamento de Moira.

Etiquetas