Cultura

ENTREVISTA

Jesús Bosque: “Tenemos una enorme deuda moral con todas las personas mayores”

El director presenta este lunes el corto Recuerdos en el Festival de Cine de Huesca, en cuyo marco conduce el ciclo Mayores al Festival

Jesús Bosque
Jesús Bosque
D.A.

Jesús Bosque es una pieza fundamental del Festival Internacional de Cine de Huesca. Además de haber sido director en 2014, el realizador presenta las sesiones de Mayores al Festival, sección que arranca este lunes, cuando también proyectará su cortometraje Recuerdos.

“Para mí es como cerrar el círculo participando en el Festival de todas las formas posibles, como organización, voluntario y cortometrajista”, valora.

La pieza se podrá ver, a las 22 horas, en el Teatro Olimpia, justo antes del estreno de Armugán (Jo Sol). “Forma un prólogo ideal de este largometraje, con el que está íntimamente relacionado”, señala.

El realizador colabora desde hace años con la Asociación de Alzheimer de Huesca, que le propuso realizar este corto sobre la enfermedad, que define como “una realidad compleja y dura que afecta, en primer lugar al enfermo, pero de igual manera a su entorno más cercano, y que constituye un problema social no siempre suficientemente valorado”.

El rodaje tuvo lugar en el Pirineo, mientras se grababa Armugán, en cuyo equipo trabajaba Bosque cuando surgió la propuesta.

“El plazo era corto y en un principio pensé que no podría hacerlo, pero ya sabéis el dicho: ‘Si del cielo te caen limones, haz limonada’, así que miré alrededor y ahí estábamos todo un equipo de rodaje. Y salió la idea de hacer Recuerdos”, relata.

Tanto el director Jo Sol, como producción y todo el equipo estuvieron de acuerdo “en hacer una pausa en el rodaje para colaborar y realizar una pieza que no estaba prevista”, prosigue.

“No se trataba solo de utilizar los medios de los que disponíamos, sino que el propio equipo se convertía en protagonista, cambiando de lugar, saliendo de las sombras para ponerse enfrente de la cámara”, destaca.

En este sentido, Recuerdos “es también un ejercicio de metacine, del cine dentro del cine, que nos permite entrar en la cocina y descubrir a todo un abanico de personas y profesionales detrás de los fogones en los que se cuece una película”, agrega.

Aunque se estrenó hace un año y medio sin muchas pretensiones, la obra “ha tenido un recorrido interesante e inesperado”.

Además de las labores de sensibilización de la Asociación de Alzheimer, “ha pasado a formar parte de Un Día de Cine, el programa de alfabetización audiovisual que dirige Ángel Gonzalvo”, dice.

Sobre el ciclo Mayores al Festival, que lleva el séptimo arte a las residencias, Bosque resalta que es “muy enriquecedor”, motivo por el cual ha participado todos los años.

Las personas de más edad no solo merecen disfrutar del cine, sino “de todo lo que les podamos dar”, sostiene. “Tenemos una gran deuda moral con ellos, porque no hemos sabido estar a la altura. Lo dieron todo para darnos un futuro y en muchos casos se ha fallado cuando más nos necesitaban”, lamenta sobre el colectivo, que por un momento podrá olvidar el último año gracias al cine. 

Etiquetas