Cultura

SOMONTANO / ARTE

Lucía Loren lleva a Cheto el arte de los muretes de piedra seca

Esta localidad despoblada cerca de Rodellar acoge su creación escultórica

Lucía Loren inauguró su escultura en la localidad despoblada de Cheto.
Lucía Loren inauguró su escultura en la localidad despoblada de Cheto
Comarca del Somontano

La inauguración de una escultura realizada por la artista visual y profesora Lucía Loren sirve de homenaje a los muretes de piedra seca, declarados Patrimonio de la Humanidad y Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón. El acto celebrado el domingo en la localidad despoblada de Cheto, cerca de Rodellar, tuvo simbolismo por el lugar elegido con la ermita del castillo y los abrigos de Mascún al fondo, en el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara.

La presencia de antiguos vecinos de Cheto, entre ellos las hermanas María y Asunción Urbán Sierra, aportó connotaciones emotivas al acto, al que asistieron César Sánchez, alcalde de Bierge, Daniel Gracia, presidente de la Comarca de Somontano, Mariano Altemir, presidente del Ceder Somontano y del Parque Cultural de Guara, y Maribel de Pablo, diputada de Cultura de la DPH.

Al mismo tiempo, el acto fue el brillante colofón a las recientes jornadas realizadas en Rodellar con objeto de que se conozca la técnica constructiva ancestral para rehabilitar antiguos caminos y acciones artísticas en sus muros, según informan desde la comarca. El proyecto se inició en 2015 por iniciativa de la Asociación Muretes de Arte, creada por la francesa Sandrine Reynaud, residente en el Somontano.

En este sentido siguió el ejemplo realizado en el sur de Francia, donde se han transformado 45 kilómetros de sendas con muretes de piedra seca en espacios creativos donde dejaron su obra artistas galos, alemanes y canadienses. La iniciativa de Muretes de Arte se realiza con apoyos del Ayuntamiento de Bierge, Comarca de Somontano, Ceder y Diputación Provincial.

Esta es la segunda intervención que realiza la Asociación en el Somontano tras el precedente en Bierge (2017) que fue obra de Sandrine Reynaud y en aquella ocasión contó con ayuda de los escolares del CRA Vero-Alcanadre, apadrinada por el escritor y etnógrafo Severino Pallaruelo. Al año siguiente se realizó en Nueno, en La Hoya de Huesca, donde se ha creado un circuito de 16 kilómetros con muretes de piedra seca. En el año 2020 se realizó en Betorz y en Biscarrués.

“Estoy muy contenta porque nos hayan hecho esta escultura, al menos se acuerdan de nosotros”, expresó María Urbán, que tiene 80 años y con su hermana Asunción levantaron con su familia los últimos muretes de piedra antes de abandonar Cheto, en 1965, para emigrar a Barcelona. Lucía Loren se prendó de la localidad y allí plasmó su proyecto artístico con una escultura de forma troncocónica, muy habitual en varios enclaves del Pirineo aragonés. “Me he inspirado en volver a tomar formas que ya existen en las montañas con las acumulaciones de piedras sagradas o los hitos que separaban pastos u orientaban en el camino”.

César Sánchez, alcalde del municipio, manifestó su confianza en que el proyecto redunde “en el atractivo turístico del Valle de Rodellar, que está entre las joyas del territorio Guara-Somontano”. Daniel Gracia, presidente de la comarca, resaltó la colaboración entre administraciones para hacer posible el proyecto. Mariano Altemir, presidente del Ceder, que ha financiado el 80 % de la intervención, recalcó “la gran acogida de esta iniciativa” y la diputada Maribel de Pablo se refirió “a la preocupación de la DPH por el patrimonio histórico y paisajístico”. 

Etiquetas