Cultura

LA ENTREVISTA

Alberto Martínez: “Más que los personajes me interesan las situaciones que protagonizan”

El escritor ha publicado ‘Piezas de museo’, la revisión actualizada de un libro de relatos

Alberto Martínez
Alberto Martínez
S.E.

Para Alberto Martínez (Lanaja, 1956) la escritura es “una vocación” de la que no puede prescindir “porque cualquier escritor desea explicar el mundo en el que vive por medio de las palabras y las ideas”.

Con una novela que acaba de terminar, “que transcurre en Huesca coincidiendo con la muerte de Franco”, y publicadas dos novelas cortas y un libro de relatos, ha retomado esas obras, “las he corregido y cambiado el título”, y el resultado de una de ellas es Piezas de museo, cuentos en los que recurre a lo vivido por él y otros para dejar constancia del propio pasado, como si un hipotético museo, el de las palabras, pudiera salvarlo del olvido. “Son textos cortos que tienen la ventaja de que, por lo menos de salida, acabas antes, y en mi caso eso era importante”, asegura el autor, que considera que cualquier lector “se puede sentir identificado” con ellos.

Alberto Martínez abandonó sus estudios de Medicina “para tomar otro camino”, sus padres “hubieran preferido que los acabara” y a ellos les dedica estas Piezas de museo. “Ellos ya murieron, pero algo me dice que desde algún sitio y de alguna forma, me ven”.

De ahí la dedicatoria de un libro que está dividido en dos partes, “que obedecen al momento en el que fueron escritos. ‘La casa y otros relatos’ antes, y ‘Piezas de museo’ después”.

Aunque todos estos cuentos tiene un significado especial para Alberto Martínez, hay uno singular, ‘Aurelia, Prado, de profesión extra’, “que es a quien hace referencia la portada. Uno de esos seres anónimos que pululan por cualquier ciudad, en este caso Madrid, pero que por alguna misteriosa razón, o simplemente desconocida, el destino coloca en nuestro camino para que la llenemos de contenido”.

Completan el podio de sus tres relatos más especiales, ‘Una extraña costumbre’ y ‘La habitación’.

“En realidad, más que los personajes en sí, me interesan las situaciones, muchas veces extrañas o injustas, que protagonizan”, apunta Martínez.

Lo cotidiano, lo misterioso, la duda, el fatalismo, la memoria o el deseo, impregnan las pequeñas historias de Piezas de museo, un variado y pintoresco retablo de seres, situaciones y espacios comunes, tratados sin artificios y con gran sensibilidad. 

Etiquetas