Cultura

RECONOCIMIENTO

El actor José Sacristán, Premio Nacional de Cinematografía

El Ministerio de Cultura y Deporte reconoce que el veterano artista “representa la historia viva del cine español de los últimos sesenta años”

José Sacristán recibió en 2018 el Premio Luis Buñuel del Festival de Cine de Huesca.
José Sacristán recibió en 2018 el Premio Luis Buñuel del Festival de Cine de Huesca.
Pablo Segura

El actor José Sacristán ha sido distinguido con el Premio Nacional de Cinematografía 2021 “por representar la historia viva del cine español de los últimos sesenta años”, anunció este viernes el Ministerio de Cultura y Deporte, que concede el galardón.

El jurado ha valorado que Sacristán (Chinchón, Madrid, 1937) “ha encarnado como nadie las contradicciones, vicisitudes e idiosincrasia de una sociedad en transformación” y que ha trabajado con algunos de los cineastas más relevantes, entre los que destaca a Luis García Berlanga y Fernando Fernán Gómez, cuyos centenarios se celebran este año.

La noticia, adelantada a través de Twitter por el ministro del ramo José Manuel Rodríguez Uribes, trascendió antes de que llegara a oídos del propio Sacristán, que estaba sin cobertura entre Segovia y Torrelodones (Madrid) rodando la próxima película de Fernando Colomo, Cuidado con lo que deseas.

A sus 83 años, el actor se mantiene muy activo en cine, teatro y televisión. En las últimas semanas ha estado representando sobre las tablas la obra de Delibes Señor de rojo sobre fondo gris, que puso en escena en el Teatro Olimpia de Huesca el pasado mes de febrero, siendo el mismo escenario en el que recibió el Premio Luis Buñuel del Festival Internacional del Cine en 2018.

Entre sus trabajos más recientes figuran series como Alta mar o Velvet y películas con directores como Carlos Vermut, Isaki Lacuesta o Javier Rebollo, conectando con distintas generaciones y sensibilidades.

“Trabajador incansable, curioso, apasionado, versátil, ha pasado de la comedia popular de los sesenta y setenta a protagonizar películas de carácter social o thrillers, personificando también la propia evolución de nuestra cinematografía”, destaca el jurado, que lo considera “referencia y personalidad indisoluble del imaginario cultural de nuestro país”.

Sacristán fue uno de los actores más prolíficos de la Transición, protagonista de las producciones más taquilleras, de las comedias del “landismo” a la emblemática Vente a Alemania, Pepe” de Pedro Lazaga, pero también de títulos rompedores como Un hombre llamado Flor de Otoño, de Pedro Olea, El diputado de Eloy de la Iglesia o quizás el más representativo de las contradicciones, frustraciones y deseos del español medio de entonces, Asignatura pendiente de José Luis Garci.

En sus comienzos, simultaneó su oficio de mecánico en un taller con la escena, en la que debutó gracias al director José Luis Alonso como meritorio en el madrileño Teatro Infanta Isabel. En 1960 se sumó a la compañía Teatro Popular Español.

En el cine aterrizó con la popular La familia y uno más (1965), de Fernando Palacios y en la década de los setenta participó en algunas de las comedias más representativas de la época (El arte de casarse, Sor Citroen, Cómo está el servicio, entre otras), al tiempo que se reveló como un excelente actor dramático. 

Etiquetas