Cultura

LA ENTREVISTA

Alejandro Corral: “En esta novela, la imaginación juega un papel fundamental”

El escritor aragonés publica su cuarta obra, ‘La Dama del Prado’, que combina misterio y tensión con la historia del arte

Alejandro Corral.
Alejandro Corral.
S.E.

El escritor zaragozano Alejandro Corral publica su cuarta novela, La dama del Prado, con Ediciones B, que combina la investigación de algunos de los secretos mejor guardados de la historia del arte con un trepidante thriller ambientado en la actualidad.

Según relata el autor, “se trata de narrativa contemporánea, donde lo que hago es fusionar esa narrativa, que tiene un componente muy fuerte de misterio y de investigación, con la historia del arte”.

Sin embargo, Corral desvela que esa es solo una de las tramas que más peso adquiere en el libro, pero hay muchas abiertas. “La que tiene gran peso transcurre en el Museo del Prado de Madrid, allí consigo fusionar la parte del arte con la parte de la investigación”. De este modo, explica que hay varios escenarios pero “cobra gran importancia la sala 56 B del museo, dedicada a la pintura italiana, porque en esa sala está la llamada Mona Lisa del Prado, prácticamente idéntica a la Gioconda de Da Vinci”.

En este sentido, y como apasionado que es del arte, comenta el escritor que “se sabe que fueron pintadas en el mismo tiempo, pero no quién lo hizo, ni cómo llegó a España” y, según confiesa, “lo que captó mi interés es que de este cuadro hasta hace diez años no se conocía el fondo, solo destacaba la imagen de la dama sobre fondo negro, pero con técnicas de rayos x descubrieron que había un fondo oculto, así que los técnicos consiguieron despegar ese repinte negro y ver el paisaje auténtico y, a través de ese paisaje yo vinculo un misterio creado en un pueblo ficticio en la Sierra de Madrid”.

Y es que, afirma el autor, “en esta novela, la imaginación juega un papel fundamental”, algo que no le permitía la anterior, El desafío de Florencia, una novela histórica. Indica que su inspiración surge de la tranquilidad. “Yo, normalmente, me voy a pasear con un cuaderno y un bolígrafo, cuando te sientes relajado, los diálogos empiezan a aflorar y los voy apuntando en la libreta”. Además, “me gusta empezar las ideas de las novelas por el final”, atestigua.

Corral admite que la idea de crear un misterio a través del arte, como hace en este libro, ya le rondaba desde hace años por la mente, pero asegura que, en realidad, es solo una de las tramas, porque “también se trata el contrapunto entre la juventud y la madurez y la diferencia generacional”, porque los protagonistas son dos jóvenes predoctorales, de unos 25 años, que cuentan con el apoyo de dos catedráticos, todos ellos tienen rasgos y cualidades bien definidas, pero lo hace sin grandes descripciones porque “no me gustan, son los diálogos los que los definen” y, por otro lado, “se aborda la tensión sexual”.

La dama del Prado supone la madurez del escritor. A pesar de su juventud, Corral afirma que “en esta novela he visto el cambio definitivo” y, aunque solo hace un mes y medio que ha terminado este proyecto, ya está pensando en la posibilidad de darles continuidad a los personajes. 

Etiquetas