Cultura

CULTURA

Histórico concierto en Montanuy en homenaje a Pau Donés

A la banda Jarabe de Palo se unieron las voces de Elem, Marinah (Ojos de Brujo), Travis Birds, Pecker, La Mari (Chambao) y Adriá (La Pegatina)

Pecker, uno de los participantes en este histórico concierto.
Pecker, uno de los participantes en este histórico concierto.
S.E.

El Festival SoNna Huesca, programado por la Diputación Provincial altoaragonesa, ha superado su primer fin de semana con un rotundo éxito, tras los espectáculos de Viridiana en Graus y Manel en Viacamp, de los que ya ha informado este Diario en ediciones pasadas, y el concierto homenaje a Pau Donés, el sábado noche, en Montanuy, protagonizado por la banda Jarabe de Palo y seis voces excepcionales: las de Elem, Marinah (Ojos de Brujo), Travis Birds, Pecker, La Mari (Chambao) y Adriá (La Pegatina). Antes de salir a tocar, justo cuando terminaba el vídeo de Pau con Jordi Évole, Eso que tú me das, todos ellos se hacían una foto de grupo para el recuerdo.

Nuria Vicens fue la encargada de presentar el concierto, que lo abrió la banda de Jarabe de Palo con Micky Forteza al frente y Alex Tena a la batería, el cubano Jimmy Jenks al saxo, Jaime de Burgos en los teclados, Jordi Vericat al bajo y David Muñoz a la guitarra. La primera en subirse al escenerio fue Marinah, la cantante de Ojos de Brujo, que calentó el ambiente con 2 días en la vida y Depende; luego le tocó el turno a la más joven, Travis Birds, que ejercía de hermana pequeña de todos esos músicos ya veteranos. El oscense Pecker fue un ‘Jarabe de Palo’ más al interpretar Lado Oscuro y Bonito. Elem y La Mari de Chambao fueron todo sonrisas y cercanía, y Adriá, el cantante de La Pegatina, fue el encargado se subir el volumen y el ritmo, y de hacer partícipe al público con La Flaca y Grita, ya con todos en el escenario. Poco antes, Humo lo había cantado el propio Pau gracias a las nuevas tecnologías (sampler).

Los dos únicos peros fueron el frío, que se hizo notar a medida que avanzaba la tarde noche; y el hecho de vivir esa velada histórica con todo el público sentado y sin poder bailar, aunque, al final, algunos incondicionales no lo pudieron evitar y se lanzaron al borde del escenario, eso sí guardando las distancias anticovid.

Al final, los espectadores abandonaron el recinto hacia el parking habilitado para los vehículos, convencidos, la gran mayoría, de ser unos privilegiados por haber podido estar allí, en una noche que ya es historia de la música española.

SoNna llegaba a La Jacetania, con la actuación del malabarista Jesús Velasco Otero, más conocido como ‘Xampatito Pato’, que presentaba la pieza de circo Só, en la plaza Domingo Miral de Ansó.

Etiquetas