Cultura

X MUESTRA DE CINE DE ASCASO

Ascaso pone el foco en las familias con menores trans

La segunda jornada de la Muestra de Cine proyectó la película ‘Petite fille’

Participantes en el coloquio posterior de la película ‘Petite fille’
Participantes en el coloquio posterior de la película ‘Petite fille’
S.E.

“Las personas trans no estamos encerradas en cuerpos equivocados. Yo no soy una chica encerrada en un cuerpo de chico, sino una chica en un cuerpo de chica”. Gabriela López, miembro del colectivo Chrysallis -Asociación de Familias de Menores Trans, resumía de esta manera su experiencia personal en el coloquio posterior a la proyección de Petite fille, plato principal de la segunda jornada en la X Muestra de Cine de Ascaso.

Igual que el martes, la lluvia trasladó la proyección al Palacio de Congresos de Boltaña, donde, por segundo día consecutivo, se llenó el aforo permitido.

El documental de Sébastien Lifshitz muestra la lucha de Sasha y su familia para conseguir que la sociedad la acepte como lo que ella siente que es: una niña. “Es una película con una sensibilidad especial, característica del cine de Lifshitz”, señaló José Luis Bellés, del Col·lectiu QueerFest, en la presentación.

Sasha se encuentra con el rechazo de compañeros y profesores en la escuela y en actividades extraescolares, que no aceptan aquello que para ella es natural. Gabriela López vivió algo parecido: “No entendía que la gente dijera que estaba mal jugar con muñecas o ponerme vestidos”.

En el debate sobre la película, moderado por Víctor Solano, de Zinentiendo-Muestra de Cine LGTBI, también participó el padre de Gabriela, Josico, quien subrayó la importancia de escuchar a la infancia y no dejarse llevar por los prejuicios: “El género de una persona quien lo conoce es la propia persona”.

Chrysallis Aragón agrupa a unas sesenta familias con menores trans. “El objetivo es apoyarnos, pues se trata de un proceso muy complejo”, indicó Josico López. En la película, Sasha cuenta con el apoyo de su familia, pero hay muchos casos en que no es así o en que el menor no se atreve a mostrar lo que siente. “Me costó decirles a mis padres que era una chica trans. Aunque sabía que me iban a apoyar, tenía miedo de contarlo, sobre todo porque no quería hacerles daño”, recordó Gabriela.

Con la Ley Trans en trámite parlamentario en España, Chrysallis está trabajando para lograr que se mejore el texto final. “Con el redactado actual, las personas de 12 a 16 años necesitan la aprobación de un juez para cambiar su género, y las menores de 12 no pueden hacerlo”, advirtió Josico López.

El segundo día de la Muestra de Cine de Ascaso lo abrió el cortometraje Las puertas del cielo, de Lorenzo Pascasio, que agradeció estar presente en Ascaso: “Me siento parte de esta muestra, que ha tenido una influencia muy importante en mi desarrollo como cineasta”.

Se trata del proyecto final de diplomatura en la Escuela de Cine y el Audiovisual de Madrid (Ecam), y antes de su programación en Ascaso se pudo ver en el Festival de Málaga. 

Etiquetas