Cultura

X MUESTRA DE CINE DE ASCASO

El paisaje del Sobrarbe adquiere doble protagonismo en Armugán

La película de Jo Sol, que se gestó en Ascaso, tuvo muy buena acogida por parte de un público que llenó la era

Parte del equipo de 2Armugán, el último acabador" asistió a la proyección, y en el coloquio posterior
Parte del equipo de 2Armugán, el último acabador" asistió a la proyección, y en el coloquio posterior
S.E.

Los paisajes que rodean a Ascaso estuvieron presentes por partida doble en la penúltima jornada de la décima edición de la «Muestra de Cine Más Pequeña del Mundo»: el espacio físico donde se desarrolla cada velada cinematográfica, y el que aparece en Armugán, el último acabador, plato principal de la sesión, que registró un lleno absoluto.

La película se rodó en la comarca del Sobrarbe. De hecho, el nuevo trabajo del director Jo Sol se gestó en su anterior visita a Ascaso, y la Asociación de Vecinos y Amigos Los Relojes, organizadora de la Muestra, se implicó en el rodaje desde el primer momento.

Buena parte del equipo asistió a la proyección, y en el coloquio posterior participaron Jo Sol; los actores Íñigo Martínez, que interpreta a Armugán, y Gonzalo Cunill, su ayudante Ánchel; el director de fotografía, Daniel Vergara; y la montadora, Afra Rigamonti. 

Pocos meses después de la aprobación de la Ley de Eutanasia en España, la Muestra de Cine de Ascaso programó una película cuyo protagonista, Armugán, ayuda a morir a la gente. Ánchel lo traslada, cargado a la espalda, a través de los valles pirenaicos. El conflicto aparece cuando les piden un trabajo que le genera un dilema moral al acabador y que afecta a la relación simbiótica que mantiene con su ayudante.

El director, Jo Sol, destacó la capacidad interpretativa de Íñigo Martínez. «Le da a la película lo que la historia necesita», independientemente de que el personaje requiriera a alguien con unas características físicas determinadas. «No buscábamos a un actor con corporalidades distintas, sino, en primer lugar, a un actor con la capacidad expresiva que necesitaba el personaje». «La mirada de Jordi me dio mucha seguridad, me hizo creer que si apostaba por mí era porque yo podía ofrecerle algo bueno», añadió el actor vasco, que interpreta su papel en aragonés. 

Gonzalo Cunill explicó que Ánchel se introdujo con el proyecto ya empezado, pues en un inicio solo estaba Armugán como protagonista. De este modo, «mi personaje estuvo siempre en construcción», y eso le ayudó a establecer una relación «muy especial y emotiva» con su compañero de reparto. 

La película está rodada en blanco y negro. «No había duda de que tenía que ser así, para acentuar el aspecto atemporal de la historia y para atenuar un paisaje que es apabullante», señaló Jo Sol. Para el director de fotografía, Daniel Vergara, «la ausencia de color dificultaba el trabajo, pues se suprimía un elemento muy importante de comunicación», aunque, visto el resultado, «no me arrepiento para nada, ya que Armugán en color sería otra película». También la montadora, Afra Rigamonti, que ha trabajado con Jo Sol en sus anteriores obras, se mostró satisfecha del trabajo en esta. «Acostumbrada a películas con mucho diálogo, el reto esta vez era captar los juegos de miradas». 

La penúltima jornada de la Muestra de Cine de Ascaso la abrió el cortometraje Pizza Boy, del italiano Gianluca Zonta, premiado en el Festival de Cine de Contis (Francia), que en esta décima edición ha seleccionado tres de los cuatro cortos programados. 

Etiquetas