Cultura

novena edición de HUESCÓMIC

Huescómic evidencia la gran variedad y el talento artístico

La exposición colectiva ‘Ramón J. Sender: portadas de cómic’ inauguró esta cita

Cuatro de los participantes en la jornada de ayer, entre ellos la barbastrense Sara Soler.
Cuatro de los participantes en la jornada de ayer, entre ellos la barbastrense Sara Soler.
Rafael Gobantes.

El Centro Cultural Manuel Benito Moliner de Huesca acogió este sábado la novena edición de Huescómic, una cita con el mundo de la novela gráfica, por la que pasaron los más destacados nombres del mundo del tebeo dentro y fuera de nuestras fronteras y se inauguró la la exposición Ramón J. Sender: portadas de comic, una re-imaginación de las portadas de sus libros por dibujantes aragoneses.

La barbastrense Sara Soler, afincada en Barcelona, con una larga trayectoria en diversas editoriales españolas y estadounidenses, inauguró la jornada presentando su trabajo más reciente, y reconocido con el Premio del Salón del Cómic de Barcelona 2021. Se trata de Us (Astiberri), “una novela gráfica que empezó siendo un fanzine autopublicado de 20 páginas” en el que, subrayó la autora, “lo curioso es que es una historia autobiográfica y, por tanto, la hice un poco a nivel de catarsis para contar lo que vivíamos con mi pareja durante su proceso de transición de género”. Pero, explicó Soler que el fanzine se había quedado corto, “me había quedado con el gusanillo de explicarlo en profundidad” y así logró dar a conocer su historia “en una novela a color de 144 páginas, en la que insistí en que no quería que fuera un dramón porque en nuestra historia no impera el drama sino el humor y quería normalizar la situación”. La primera edición se agotó en un mes, “eso no me había pasado nunca”, apuntó la ilustradora, quien definió su estilo como diverso aunque con mucha influencia del manga “porque es con lo que me he criado”.

Soler: "No quería que la novela fuera un dramón porque en nuestra historia no impera el drama sino el humor y quería normalizar la situación"

Por otro lado, también habló de su participación, con la editorial Planeta, en la antología Voces que cuentan, “un libro feminista, donde hice la historia de Patricia Campos, piloto de reactor de la armada, pero en el que participan mujeres como Leticia Dolera, Eva Amaral o Almudena Grandes”.

La barbastrense puso el foco en la importancia de Huescómic para el mundo del tebeo por su alto nivel de autores invitados, “lo que dice mucho de la apuesta de la ciudad”.

Entre otros, participó en este salón el granadino Luis Montes, profesor de la Escola Joso de Barcelona, quien repasó su trayectoria profesional como ilustrador para Nintendo, entre otros grandes proyectos, y subrayó su gran pasión por Gryphoon, su trabajo más actual y destacado, del cual ya está preparando el tomo 3.

Montes, confesó a este diario, que “queda Gryphoon para años” y lo definió como “una historia de aventuras, divertida, de fantasía, donde destacan los personajes carismáticos pero bastante idos de la cabeza”. Y advirtió, para quien no la conociese a pesar de su fama, que “trata de dar la vuelta a los personajes tradicionales y muestra razas totalmente nuevas inspiradas en la cultura catalana y andaluza, donde la protagonista es una chica fuerte”.

También advirtió que su tebeo bebe mucho de los juegos, “Gryphoon nace de mis juegos de rol con mis amigos” y, en este sentido, opinó que “pueden apoyarse muchísimo ambos sectores porque creo que tienen un público tan parecido que es casi el mismo”.

En horario de mañana y tarde, hubo venta y firma de cómics ayer en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner.
En horario de mañana y tarde, hubo venta y firma de cómics ayer en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner.
Rafael Gobantes.

Por otro lado puso de manifiesto que el manga, en los últimos años, “se ha expandido por todo el mundo” y ya no es tan exclusivo de Japón e insistió en el gran talento español en este género, pero que aún no está reconocido.

En este aspecto, Albert Monteys, con más de 25 años de experiencia en el mundo del cómic, hizo hincapié en el gran momento que viven los autores españoles pero con “el problema grave de que no hay suficientes lectores ni una industria editorial que les pueda dar soporte económico”. Así, exclareció que “tenemos mucho potencial creativo de fama internacional porque se tiene que ir al extranjero”.

Monteys repasó este sábado, en Huesca, su primer cómic en solitario Calavera lunar, de 1996, habló de su paso como humorista gráfico por la revista El Jueves y de su trabajo actual en la serie digital ¡Universo! en Panel Syndicate, cuyo primer volumen, recopilado en papel por Astiberri (2018), obtuvo el premio a la mejor obra de autor español en el Salón del Cómic de Barcelona 2019.

Cerró la jornada el profesor y doctor en Comunicación, especializado en Game Studies, Víctor Navarro, quien puso sobre la mesa la estrecha relación entre el juego, en su término más general, y el cómic.

De este modo, Navarro presentó una extensa investigación personal sobre este asunto en el que ambos mundos se entrelazan. Partió de los cómics interactivos, tipo elige tu aventura o aquellos que cuentan en su lectura con dados o cartas para seguir leyendo, para llegar a las adaptaciones de juegos a tebeo con muchos ejemplos. Y aunque, dijo que “lo primero que vemos es la relación industrial, tipo un cómic para promocionar un videojuego, la relación es mucho más estrecha”, apostilló. Con lo cual, subrayó que algunos videojuegos hacían sus instrucciones a modo de tebeo porque “entendían que el jugador estaba familiarizado con ese lenguaje”. “También hay cómics que, a modo de ensayo o documental, muestran la historia de juegos como el del tetris”, señaló.

Navarro apuntó que eso era muy habitual en el siglo pasado pero que “hoy en día, todo es más flexible, ahora los dos medios tienen más visibilidad y todo está más unido, hay más mezclas”. Puso como ejemplo Marvel del caso perfecto del salto del cómic al mainstream.

Y, ante la situación actual de los tebeos en España, comentó que “aunque no es beneficioso que sea el hermano pobre o de bajo presupuesto, sí tiene alguna ventaja porque eso le permite ser más ágil y más autoral”.

Etiquetas