Cultura

EXPOSICIÓN

Santiago Arranz exhibe ‘Dibujos 1993-2021’ hasta final de mes en Castejón de Sos

El artista serrablés muestra su obra a partir de creaciones surgidas de iconografías formales

Las series pictóricas que se exhiben muestran la trayectoria de Arranz.
Las series pictóricas que se exhiben muestran la trayectoria de Arranz.
S.E.

El pintor serrablés Santiago Arranz expone, un verano más, en la localidad ribagorzana Castejón de Sos, una buena parte de su trayectoria artística a través de la muestra Dibujos 1993-2021.

En esta ocasión, el artista muestra su arte, por segundo año consecutivo y hasta final de septiembre, en el espacio privado del estudio Las Maigüalas, con una exposición dedicada al dibujo que complementa la que se encuentra actualmente en el Museo de Huesca, Santiago Arranz, el artista en su laberinto, una retrospectiva “que abarca 40 años de intensa creación artística multidisciplinar, ininterrumpida y apasionada”, apunta el propio pintor. Por tanto, la muestra de la capital oscense se completa con la de la localidad ribagorzana que recoge series que, “por motivos de espacio”, no se han podido presentar en Huesca, desvela Arranz.

En concreto, se trata de la selección Santiago Arranz Dibujos 1993-2021 compuesta por nueve series de dibujos, que abarcan un espacio temporal que va desde 1993 hasta la actualidad, los cuales, relata el artista, “tienen en común haber surgido de alguna de las iconografías formales a partir de las cuales se han producido estas transcripciones al papel, que desde la creación de mi obra Abecedario en 1990, he venido practicando tanto en un sentido como en otro, es decir, del dibujo a la realidad construida como de esta al dibujo, y que podríamos decir definen mi lenguaje plástico de símbolos y signos en el que me reconozco y con el que el público me identifica”.

Nueve series de sus proyectos más destacados

Las obras representan su trayectoria profesional desde La ciudad soñada, 1993, que, según explica el pintor, “se trata de dibujos derivados de las dos cúpulas pintadas para la sede de urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza”.

El repaso continúa con Circo, 1995, que “es una serie de números de circo, todos representados con la misma economía de medios y cromatismo reducido al negro y naranja, a modo de pictogramas lúdicos que nos desvelan el mundo del circo tratado por importantes artistas a lo largo de la historia”, expone Arranz, y forma parte de una exposición conjunta concebida en París por el crítico de arte Gérard Georges Lemaire, que se expuso en el Athenee de París y el Institut Francais de Prague, entre otros espacios.

El espacio ‘Las Maigüalas’ acoge la exposición de Santiago Arranz.
El espacio ‘Las Maigüalas’ acoge la exposición de Santiago Arranz.
S.E.

Por otro lado, se encuentra la serie Formas, 2002 compuesta por dibujos realizados al pastel sobre cartón, también titulados Bocetos para frescos, que derivan de la iconografía utilizada para la elaboración de los relieves del Centro de Historias de Zaragoza. “La historia como una yuxtaposición formal en el espacio y no solo como una yuxtaposición de acontecimientos en el tiempo”, puntualiza el autor. Al óleo sobre cartón se ve La forma dentro de la forma, 2006, una serie de dibujos que derivan de los trabajos desarrollados en el Centro de Historias y la Biblioteca María Moliner, de Zaragoza por Arranz entre 1998-2003.

Sobresale, entre estas piezas, Pájaros solitarios, 2014, “un proyecto desarrollado junto al escritor Juan Goytisolo en el que también colaboró el artista marroquí Hassan Bourkia, a iniciativa de la revista Horizon Maghrebins de la universidad de Toulouse, para homenajear, en Marrakech, a Goytisolo a partir de la lectura de su obra Las virtudes del pájaro solitario, un diálogo entre la cultura sufí y la cristiana, en esa doble contaminación de culturas tan querida por el escritor”, indica Arranz, y continúa explicando que “la serie consta de cuarenta de piezas en las que se interpreta, y no se ilustra, la lectura del libro”.

Las nubes que forman los estorninos en el cielo despunta en Flores de Marrakech, 2018, “una serie dedicada al exilio que se expuso en el instituto Cervantes de Marrakech con motivo de mi proyecto titulado Desplazamientos, que tiene como motivación central el exilio a través de los textos de la escritora María Zambrano sobre este tema”, confiesa el pintor serrablés.

Por otro lado, como parte de esta exhibición de su trayectoria profesional, Arranz expone una serie de dibujos florales inspirada en un proyecto arquitectónico de una vivienda particular en Castejón de Sos, Herbario, 2016 y, de la voluntad de querer hacer un libro de artista, en común con el escritor francés Lemaire, nació Bestiario, 2013, otro proyecto pictórico que “se reduce a veintisiete formas de animales diversos, fantásticos, voladores, telúricos y acuáticos, en la que dos formas de animales al azar se combinan, en esa idea primigenia de generar una tercera forma de vida como posibilidad de continuidad de la naturaleza” aclara el artista.

Para finalizar la muestra, comenta Arranz que “Laberintos, 2021, la última de las series mostrada en esta exposición que deriva directamente de la instalación Mi Júpiter, un laberinto de piezas metálicas realizado este año expresamente para el espacio del Museo de Huesca” e indica el artista altoaragonés que “estos dibujos de laberintos, realizados a partir de vacíos, representan el sonido en alusión al silencio” porque, añade, “es el laberinto donde el arte se reinventa desde la oscuridad”. 

Etiquetas