Cultura

FERIA DE TEATRO Y DANZA

Laura Gómez-Lacueva: “Es una obra con mucha luz, a pesar del fuerte sufrimiento que muestra”

La actriz aragonesa protagoniza este lunes (23 horas), en el Palacio de Congresos de Huesca, la obra ‘Convertirse mi luto en danza’

Laura Gómez-Lacueva.
Laura Gómez-Lacueva.
Javier Mantraña

La actriz aragonesa Laura Gómez-Lacueva protagoniza la noche del lunes, a las 23 horas, en la sala polivalente del Palacio de Congresos de Huesca, junto a las artistas Ingrid Magrinyà e Inma Nieto, la obra Convertirse mi luto en danza, de la compañía La Extinta Poética, en un espectáculo enmarcado en el programa de la XXXV Feria de Teatro y Danza de Huesca que se celebra esta semana en la capital altoaragonesa.

“La obra es un homenaje poético a María Pisador y a todas las personas que se han marchado por culpa del cáncer, a sus supervivientes y a todas esas familias que se quedan con el amor de quienes se van”, avanza la actriz zaragozana a este periódico.

Y es que Convertirse mi luto en danza, escrita por Eusebio Calonge y dirigida por Paco el de la Zaranda, nace de la “bonita” historia de María Pisador, una enferma de cáncer terminal que fue llevada en ambulancia desde el hospital de Pamplona al Teatro Principal de San Sebastián para cumplir su deseo de ver a La Zaranda. Pocos días después María falleció y su madre publicó unos poemas suyos a título póstumo. Les envió el libro a Paco el de la Zaranda y Eusebio Calonge junto con una carta donde les contaba aquella experiencia.

De ahí nació este espectáculo en 2020, explica el productor de la obra, Víctor López, pero advierte Gómez-Lacueva que “la función no narra el relato de María Pisador pero sí que se inspira en su sufrimiento y, al mismo tiempo, en su ansia de vivir y disfrutar de la cultura y el teatro”.

En este sentido, la reconocida actriz aragonesa declara que “es una obra muy esperanzadora donde cobra mucha importancia el movimiento coreografiado y, a pesar del fuerte sufrimiento que se muestra, es una obra que tiene mucha luz”. Es más, asegura, “aunque la temática es dura yo creo que la palabra esperanza define muy bien este trabajo” y lo afianza describiendo las sensaciones que le han transmitido: “Decía un amigo mío, espectador, que es como si te cogieran en brazos y te hicieran hacer un viaje un poco duro pero luego te dejasen cariñosamente en la butaca”.

En concreto sobre su trabajo, Gómez-Lacueva manifiesta que su papel “es el de una mujer que pasa por ese tránsito del cáncer, en realidad, esa es la historia, son tres mujeres que pasan por este camino de tres maneras distintas”. Al ser preguntada sobre cómo lo afronta, hace hincapié en que “como profesional, este papel me parece un regalo que me han hecho tanto Paco como Eusebio, porque es muy difícil que te llegue un papel así en el que se habla de algo que pasa tantísimo, pero que aun es bastante tabú, y que está visto, en este espectáculo, con una mirada con tanto amor y tanta esperanza”. En este sentido, afirma que “es una mezcla, porque, como actriz, es lo que deseas artísticamente que te suceda, una oportunidad muy bonita, pero como ser humano, y como mujer, me parece una ofrenda a todas las personas que pasan por esta enfermedad”.

Etiquetas