Cultura

EXPOSICIÓN

‘El arquitecto de sueños’ invita a reflexionar sobre la vivienda

Rafael Moreno y Jaime Esparrach exponen su proyecto multidisciplinar en Huesca, hasta el 15 de octubre

Rafael Moreno y Jaime Esparrach junto a una de las obras.
Rafael Moreno y Jaime Esparrach junto a una de las obras.
Pablo Segura

Rafael Moreno y Jaime Esparrach invitan a la reflexión sobre la situación actual de la vivienda a través de El arquitecto de sueños, una exposición artística que se muestra hasta el 15 de octubre en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner de Huesca.

Se trata de un proyecto multidisciplinar que aúna material plástico y escultórico reciclado con microliteratura en una veintena de obras de arte “con la ciudad, la vivienda y el hábitat humano como nexo de unión”, advierten los artistas. Más concretamente, observa Moreno que “es una denuncia social sobre la vivienda y la actitud de las personas que viven en la ciudad” y, en este aspecto, denuncia que “se empeñan en vivir agrupados, unos encima de otros, y pierden el contexto de lo que es echar la vista al horizonte”. Además, esta muestra pretende poner el acento en “el porcentaje altísimo de personas que viven en la calle” y es que confirma Moreno que “se está pisoteando un derecho fundamental como es el derecho a techo, a una vivienda digna y eso, a día de hoy, se ha convertido más en un negocio que en un derecho”.

Moreno: "Se está pisoteando un derecho fundamental como es el derecho a techo, a una vivienda digna y eso, a día de hoy, se ha convertido más en un negocio que en un derecho"

Por su parte, Esparrach también explica que los textos “no son solo relatos vinculados a obras sino todo un discurso sobre el tema del espacio habitado unido a la obra de Moreno”.

El objetivo de ambos es mostrar “nuestro compromiso con la vivienda pero sobre todo queremos que sirva para que cada persona haga su reflexión sobre este tema que a todos nos preocupa”, comenta Esparrach. Por ello, apuntan que han creado un catálogo completo con lo que se ve en la exposición, que se puede recoger en la misma sala, para que cada visitante pueda continuar reflexionando sobre lo que ha visto.

Y es que, desde sus experiencias personales, Esparrach como secretario general de Cáritas Diocesana de Huesca y Moreno como artista y constructor, consideran imprescindible recordar la necesidad de reflexionar sobre la situación de la vivienda. Al respecto, Moreno asegura venir de “un mundo en el que siempre he estado luchando contra las injusticias sociales y la vulneración de los derechos es una causa permanente mía”.

Una veintena de pinturas, esculturas y relatos breves componen la muestra de ‘El arquitecto de sueños’.
Una veintena de pinturas, esculturas y relatos breves componen la muestra de ‘El arquitecto de sueños’.
Pablo Segura

Explica Moreno que esta colección se completa con una serie de obras, todas ellas creadas a partir de materiales reciclados y terminadas con tinta de imprenta y con alcohol, en su mayoría porque apunta que emplea “materiales de desecho y técnicas muy pasadas porque, hoy en día, está todo muy informatizado pero yo sigo usando rodillos, paletas, espátulas y pinceles, es muy artesanal todo”.

Sobre este tándem perfecto que forman Esparrach y Moreno, explica el segundo que, “en realidad, para esta muestra no tenía intención de poner ni siquiera títulos a las obras”, pero añade que “él (refiriéndose a Esparrach) me preguntó por qué no tenían título y yo le respondí: ¿se lo quieres poner tú y poner algún texto?, así nos fuimos reuniendo y al final conseguimos el objetivo que nos propusimos al conocernos que era hacer algo conjunto y exponerlo”.

En este sentido, Esparrach revela que puso el texto sobre las obras terminadas “movido entre la fascinación de lo que Rafael había creado y la admiración por su trabajo en general”. Claro que también apostilla que el tema le provocaba la misma inquietud, por eso, dice que “también he hecho un proceso de reflexión y plasmo lo que es mi visión e interpretación de cada obra”. Apunta que “algunas son solo transacciones, más descriptivas, y otras son más de denuncia”.

Los textos también juegan su papel. Así revela el escritor de esta microliteratura que “hemos incorporado dos o tres relatos que casi son juegos porque el espectador puede plantearse de manera activa su observación, con juegos de letras o de palabras que hacen que puedan descubrir pequeños detalles como ver que se esconde otro tema en ese texto, es decir, un cuento que esconde otro cuento”. 

Etiquetas