Cultura

LA ENTREVISTA

Catalina Carrasco: “Es una tragedia pero es también fiesta que invita a reflexionar bailando”

La bailarina y coreógrafa presenta este miércoles en el Palacio de Congresos de Huesca su última creación, ‘Baalconing’

Catalina Carrasco.
Catalina Carrasco.
S.E.

La XXXV edición de la Feria Internacional de Teatro y Danza de Huesca trae esta tarde, a las 18:15 horas, al auditorio Carlos Saura del Palacio de Congresos de la capital oscense la obra de danza-teatro Baalconing, creada y dirigida por la bailarina y coreógrafa Catalina Carrasco, y a cargo de la Fundació Teatre Principal de Palma.

Se trata de una representación que la propia autora define como “cruda”, ya que pone sobre la mesa los excesos y el fenómeno del ‘balconing’, más concretamente.

En este sentido comenta la coreógrafa que “cada vez que empezamos un nuevo proyecto es porque hay algo que sucede en nuestro entorno que nos llena de curiosidad, de rabia, de risas, etc...”. En este caso, el fenómeno ‘balconing’ y la búsqueda de estos jóvenes por sentir la libertad disparó su creatividad.

Así relata que empezaron a investigar este fenómeno porque “nos llamó la atención ver cómo antes de la pandemia los hoteles ponían rejas y cristales en los balcones para que los turistas no se tirasen por ellos, las ambulancias y urgencias no daban a basto entre borracheras, agresiones y caídas, mientras la turismofobia era el tema del verano y, sin embargo, tras el confinamiento y durante la pandemia el odio por el turismo se transformó en carteles y llamadas de auxilio con We love tourist”.

“Inspiradas entre otros por George Orwel y su libro La demonización de la clase obrera, nos llevó a conectar este fenómeno con el juego de palabras que nos conectan con quiénes somos, de dónde somos y qué hacemos. De seguida pensamos en el Baal de Bertolt Brecht, un teatro político dirigido a la clase obrera que escapa de la burguesía con el fin de divertir y dar que pensar, donde el protagonista es un antihéroe brillante, que se entrega a todo lo que la carne le pide: alcohol, sexo, violencia, sin reparar en daños colaterales ni propios”, apostilla Carrasco, pero además, subraya que “el dios Baal, da nombre seguramente a las Baleares”. Ante esto, la autora confiesa que “nos gusta mucho esa dualidad y el hecho de que las cosas cambian según desde dónde se miran”.

La obra, de la cual desvela que “es una tragedia pero es también fiesta porque invita a reflexionar bailando y trata de comunicar con el cuerpo”, se centra en la danza como vehículo de unos cuerpos expresivos en escena, “pero vamos más allá -apunta Carrasco-, ya que hay un guión basado en Baal de Brecht, con un ambiente y unos personajes que nos dejan entrever continuamente lo que sucede, sin que sea un espectáculo narrativo porque nos interesa la posibilidad de abrir imaginarios en el público y cada persona sea capaz de construir su propio espectáculo”.

Sobre la obra, indica que “sin duda, a los nacidos antes de los 90 les transportará a las noches de fiesta y les traerá buenos y no tan buenos recuerdos y a los más jóvenes les contagiará la carga festiva, pero seguramente también les haga tragar saliva en más de una ocasión”. 

Etiquetas