Cultura

CINE

La 66ª Seminci se pone en marcha con el homenaje a Campanella

En los próximos ocho días se proyectarán decenas de cortos y largometrajes y contará con cineastas llegados de multitud de países

El realizador argentino Juan José Campanella recibe la Espiga de Oro en la gala inaugural.
El realizador argentino Juan José Campanella recibe la Espiga de Oro en la gala inaugural.
E.Press

La 66ª edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) levantó el telón este sábado con la ópera prima de Clara Roquet ‘Libertad’, película que abre un festival marcado por la recuperación en las salas a niveles anteriores a la pandemia.

Tras un 2020 de supervivencia a causa de las restricciones de la covid, la Seminci ha regresado con afán de recuperar la normalidad en los cines, y en los próximos ocho días proyectará decenas cortos y largometrajes, contará con cineastas llegados de multitud de países y celebrará encuentros de debate guardando las medidas de seguridad, pero con las ganas de cine y de recuperación latentes.

Así lo remarcó en el discurso inaugural el director de la Seminci, Javier Angulo, quien afronta esta edición “a caballo entre la normalidad de 2019 y la supervivencia” del pasado año, en un 2021 que es el “año para la esperanza” y la vuelta a la normalidad también en las salas.

La presentadora Ana Morgade
La presentadora Ana Morgade
E.Press

En voz de la madrina de esta edición, Emma Suárez, quien leyó el discurso en el Teatro Calderón, el director del festival invitó a consumir el mejor cine de autor, rodado en buena parte durante el confinamiento.

Detalló que la edición está marcada por los documentales de aniversarios como los centenarios de Berlanga y Fernando Fernán Gómez, los 50 años del estreno de “La naranja mecánica” de Stanley Kubrick o la aparición de los Beatles hace 60 años, y contará con 23 títulos en la Sección Oficial que competirán por la ansiada Espiga de Oro.

“Es un año para retomar el gusto de ver cine en las salas y compartir lo vivido y sentido con amigos y aficionados”, remarcó Angulo, quien prevé que es tiempo de “sentir en el silencio de la sala oscura cómo se activan los sentidos y se disparan los sentimientos con ese cine de autor”.

En una edición especial, porque aún se mantienen límites de aforo, con una butaca entre cada persona o gente que acude en grupo, el festival ha recuperado el ritmo de los años previos de la pandemia, e incluso ha vendido más de 20.000 entradas el primer día.

Aún con el ambiente de recuperación, el festival recordó antes del inicio de la gala las medidas sanitarias por megafonía: cuentan con gel hidroalcohólico en las entradas, piden evitar aglomeraciones y que la salida sea paulatina y ordenada, y recuerdan la obligatoriedad de la mascarilla.

Durante la gala, dirigida por Ana Morgade y Eva Marciel, recibió la Espiga de Honor el director argentino Juan José Campanella, entregada por varios de los actores que ha dirigido, un premio que recogió en la que considera su casa tras “30 años de felicidad” recibida por el cine y el público.

Recibirán la Espiga de Honor en la 66 Seminci durante los próximos días otras figuras relevantes de la gran pantalla como son Vittorio Storaro, José Coronado, Mercedes Sampietro, José Luis Alcaine, Álex de la Iglesia y Emilio Gutiérrez Caba.

La gala estuvo precedida de la tradicional alfombra verde, por donde desfilaron representantes del cine como Antonio Resines, Clara Lago, el protagonista de ‘La Naranja Macánica’, Malcolm McDowell, o los miembros del jurado internacional de la presente Seminci que preside la cineasta india Deepa Mehta.

La presidenta del jurado pidió “celebrar juntos el arte” tras dos años “muy duros”, en una Seminci que proyectará 23 largometrajes y 12 cortos en su sección oficial llegados de varios países, lo que “representa la diversidad en la que vivimos”. 

Etiquetas