Cultura

entrevista

Meritxell Pérez: "Hay que tener animales sanos para que produzcan alimentos sanos"

La veterinaria desarrolla su labor profesional en la producción avícola, ha recibido el premio Francisco la Reina

Meritxell Pérez Muriel.
Meritxell Pérez Muriel.
S.E.

Desde pequeña, Meritxell Pérez Muriel tuvo claro que quería ser veterinaria. En una charla en Bachiller sobre orientación profesional, explicaron estos estudios y en ese momento supo que se especializaría en producción animal. Se licenció en la Universidad de Zaragoza, y tras completar su formación en el extranjero, esta zaragozana recaló en Granja Porta, donde inició su andadura profesional hace casi 25 años, un periplo en el que no se ha movido de la provincia de Huesca. En la actualidad desarrolla su profesión de veterinaria avícola en una empresa de gallinas ponedoras dedicada a la producción de huevos, que se destinan a la fabricación de ovoproducto.

“Estoy trabajando en lo que siempre he querido”, afirma Meritxell Pérez, que hace unos días fue reconocida por el Colegio Oficial de Veterinarios de Huesca con el premio Francisco la Reina. “Sorprendida y agradecida” por el galardón de sus compañeros, lo hace extensivo “a todos los veterinarios que estamos en producción animal, tanto los de porcino como los de aves, sobre todo porque la producción animal es muy importante en una provincia como Huesca”. En avicultura “hay pocos compañeros trabajando a nivel provincial, y quizá yo sea la persona más visible”, apunta Pérez Muriel, que asegura que especialistas avícolas “hay muy pocos en España. Somos una pequeña familia”.

El trabajo que realiza Meritxell Pérez se basa en tres pilares “que son un todo: salud, nutrición y bienestar”. En la planta que tiene la empresa en Grañén, junto con granjas en La Hoya y Monegros, hay desde pollitos de un día a gallinas que ponen huevos.

De ellos, el de la salud es por el que más se les conoce. “Lo que intentamos es prevenir enfermedades mediante la aplicación de programas vacunales de enfermedades exclusivamente aviares y también zoonosis, que son enfermedades compartidas entre los animales y las personas, como la salmonela”. A ello se suma el diagnóstico y tratamiento cuando surge la enfermedad.

En cuanto a la nutrición, “para tener animales sanos tienen que estar bien alimentados”. Para ello “ la composición de los piensos se adecúa en base a los nutrientes de las materias primas, de los cereales”.

Finalmente, el bienestar “es muy importante”. Los veterinarios de producción animal trabajan desde hace muchos años este campo “adecuando el manejo de los animales y las granjas a las circunstancias ambientales; es decir, en un día de calor extremo se hacen recomendaciones de manejo diferentes al invierno”.

Si la salud, la nutrición o el bienestar de los animales falla, “hay problemas”. Por eso, el objetivo del trabajo de Meritxell Pérez no es otro que “tener animales sanos para que produzcan alimentos sanos”. En este sentido, destaca el valor que tiene el veterinario en la salud pública. El lema de estos profesionales -la higiene de los animales es la salud de la población- resalta la importancia “de una labor que no está muy visualizada en la sociedad”, y más “cuando la salud del animal repercute en las personas “.

Etiquetas