Cultura

LA ENTREVISTA

Carlos López Otín: "El cáncer es una enfermedad de la que hablamos en susurros"

El investigador serrablés presentó en Sabiñánigo su libro ‘Egoístas, inmortales y viajeras’, con el que cierra una trilogía

Carlos López Otín.
Carlos López Otín.
M.P.

Carlos López Otín, uno de los investigadores españoles de mayor relevancia internacional, ha estado en su casa, en Sabiñánigo, presentado el tercer libro de una trilogía, “una reflexión sobre la vida y nuestra vulnerabilidad”. El primero trató de la vulnerabilidad emocional, el segundo, de la vulnerabilidad del paso del tiempo, “esta es irreversible, no creo en la inmortalidad ni que vamos a vivir 200 años, es innecesario e imposible mientras tengamos parte biológica; y el tercero es una reflexión sobre la enfermedad humana centrada en el cáncer, que es la que nos hace sentir más vulnerables, por eso la escogí”.

Carlos López Otín se pregunta en Egoístas, inmortales y viajeras por qué tenemos tanto miedo al cáncer, “porque sigue siendo una enfermedad de la que hablamos en susurros, en voz baja. Hay enfermedades muchísimo más graves de las que no se cura nadie y, sin embargo, seguimos pensando que el cáncer es mortal cuando hoy es más fácil sobrevivir a un tumor maligno que morirte”.

El título de este tercer libro, explica el científico, es una metáfora de las tres propiedades fundamentales que adquiere una célula que sufre un proceso tan singular como el de la transformación. “Una célula normal y corriente, una sola, de pronto puede sufrir algún daño y la convierte en una entidad egoísta que no obedece a ninguna señal de moderación y cuyo único objetivo es dividirse sin parar. Sufre más daños, facilitados porque se dividen tan rápido, y entonces adquieren la inmortalidad, una propiedad que está prohibida en nuestro interior celular”.

Argumenta que dentro de nosotros “prima el altruismo, no vale ni el egoísmo ni la inmortalidad, algunas células lo consiguen, y esas, muy pocas afortunadamente, son capaces de viajar a través de las autopistas circulatorias y colonizar territorios distintos y distantes del organismo, y allí es donde empiezan a alimentarse las metástasis, las temidas metástasis. Tres propiedades que no nos gustaría tener pero que tenemos porque el cáncer se nutre de nuestras imperfecciones, del ruido del mundo, de lo que pasa, y se nutre también del azar, y como todo esto está alrededor de nosotros por eso hay tantos tumores”.

Los datos del cáncer, dice López Otín, son preocupantes. “Sobre todo cuando sabemos que uno de cada tres seres humanos va a desarrollar un tumor maligno a lo largo de su vida, y pronto, sin duda, uno de cada dos varones tendrá algún tumor maligno. Ante estos números que son incertidumbre, para algunos miedo, no para mí, pero eso ya depende de cada uno, el libro camina hacia la esperanza”, indica. Este es un trabajo, que habla de la vida, de la necesidad de conocer, “de lo importante que es estudiar, trabajar, seguir unas mínimas recomendaciones, prevenir para vivir, y por supuesto, habla de las terapias más avanzadas, las que hay ahora, que muchos no las conocen, o las que vendrán después, porque este libro mira hacia el futuro”. 

Etiquetas