Cultura

GALARDÓN

Jesús Tiscar gana el Certamen de Relato Tierra de Monegros

El escritor jienense repite premio y lo hace con la obra ‘Pobre sangre’

Ganadores del Certamen con los miembros del jurado.
Ganadores del Certamen con los miembros del jurado.
Comarca de Monegros

Jesús Tíscar ha ganado el XXIII Certamen de Relato Corto Tierra de Monegros. El jurado del concurso literario, que cada año convoca la comarca, eligió la obra del escritor jienense, Pobre sangre, entre las más de 400 obras presentadas. Tíscar, que recibió el premio de manos del presidente de la Comarca de Los Monegros, Armando Sanjuan, ya ganó la novena edición del ‘Tierra de Monegros’ hace catorce años. El segundo premio fue para Francisco Javier Fernández, por su relato De repente, el último verano, y el novelista ganador del Vargas Llosa 2019, Luis Antonio Salvago, consiguió el premio al ‘Relato monegrino’ por Chanson française.

La entrega de premios tuvo lugar el viernes en el Santuario de Nuestra Señora de Magallón en Leciñena, en el marco de una gala literaria que retomó la presencialidad, tras la pasada edición que se celebró en formato virtual debido a la pandemia, que contó con la ambientación musical de profesorado del Curso de Trompeta y Trombón de Leciñena y en el que la escritora Gemma Grau presentó su libro Sariñena en Guerra.

Pobre sangre, de Tiscar, se desarrolla en la posguerra y es un relato “triste y humano”. “Soy muy lector de novelas de esta época y, además, mi familia desde pequeño me ha nutrido de historias de hambre, como la de este relato que narra cómo un marido completamente enamorado trata de salvar la vida de su mujer muy enferma de tuberculosis. Era una historia que tenía en mente desde hacía tiempo y cuenta cómo desde la pobreza más absoluta se intenta salvar a la persona a la que amas profundamente con un poquito de jamón. Me gustan los dramas, porque creo que es una forma de escarbar en el lector y, al mismo tiempo, me gusta la comedia. Escribiendo puedo llegar a ser humorísticamente muy cruel también”, señaló el ganador.

El segundo premio fue para Francisco Javier Fernández, nacido en Gijón y residente en Alicante, por la obra De repente, el último verano, un relato ambientado en los años 70 que es en parte autobiográfico. Se trata, según su autor, de “la respuesta literaria a una pregunta que mi padre nunca me hizo. Es una especie de deuda que tengo con él. Falleció, aunque no en las circunstancias que aparecen en el relato, y me di cuenta de la cantidad de cosas que no hablé con él y me hubiera gustado. En mi cabeza empecé a dialogar con mi padre y el diálogo me llevó a momentos de la infancia: cómo disfrutábamos, cómo me han quedado grabados aquellos viajes al pueblo; son recuerdos que aparecen en el relato, aunque muy fabulados”.

Por último, el premio al mejor ‘Relato Monegrino’ fue para Luis Antonio Salvago, valenciano y residente en Zaragoza, por su relato Chanson française, que refleja la despoblación y el abandono del hogar. “Es un relato intemporal, con cierta nostalgia y melancolía que narra aquellos tiempos en que los hijos abandonaban sus pueblos y los padres se quedaban solos, se hacían mayores y soñaban con su regreso. Esa pérdida del contacto con el hijo que no se sabe si volverá es lo que yo he querido plasmar en el cuento”, dijo el novelista.

Etiquetas