Cultura

PATRIMONIO

Francisco Prado-Villar: “La catedral de Jaca puede deparar sorpresas en torno a su claustro”

El investigador participó en el XI Ciclo de Arte Románico que se celebra en Barbastro

Francisco Prado-Villar.
Francisco Prado-Villar.
S.E.

Francisco Prado-Villar, investigador distinguido de Santiago de Compostela, donde dirige el Programa A.W. Mellon para el Pórtico de la Gloria, al frente del equipo multidisciplinar de investigadores, arquitectos y científicos, destacó el trabajo en la escultura de la catedral de Jaca durante su intervención en el XI Ciclo de Arte Románico organizado por el Museo Diocesano de Barbastro-Monzón en colaboración con Amigos del Museo y Ayuntamiento. La trayectoria en las universidades de Princeton, Londres, Complutense y Stanford le han situado entre los mejores expertos.

En el transcurso de la charla titulada El tiempo líquido y la petrificación de la eternidad: nuevos descubrimientos en torno a la escultura de Jaca y Santiago, aportó novedades importantes, “pendientes de publicar”, sobre las catedrales de Santiago de Compostela y Jaca. “Es curioso hablar en el contexto de producción del taller de dos autores que participaron en ambas -observa-. En Santiago realizaron la portada norte con esculturas famosas como el rey David en la fachada de Platerías; en Jaca llevaron a cabo obra en la capilla funeraria del conde Sancho Ramírez, personaje importantísimo en la historia de Aragón”.

La catedral de Jaca protagoniza una conferencia del Ciclo de Arte Románico del Mueso Diocesano de Barbastro-Monzón.
La catedral de Jaca protagoniza una conferencia del Ciclo de Arte Románico del Mueso Diocesano de Barbastro-Monzón.
S.E.

En la catedral jacetana “se conserva el pergamino donde deja constancia de lo que debe hacerse a su muerte, incluso la construcción de la capilla que estaría en el entorno del claustro. Creo que de la decoración escultórica procede uno de los capiteles más espectaculares que tiene el Museo de Jaca, en concreto, el del sátiro. Otro con retrato de Sancho Ramírez está en la iglesia de Santiago y Santo Domingo”, detalla.

Ambos, explica, “forman parte del programa iconográfico creado en torno a la tumba. Tienen un discurso relacionado con la resurrección porque se crearon para el entorno del mausoleo del conde, cuyo sarcófago pétreo se conserva en el Museo de la Catedral. Se articulaban imágenes correspondientes a elementos relacionados con la vida después de la muerte y más allá”.

En este aspecto, apunta que “Sancho Ramírez contrató escultores de especial maestría para realizar los capitales, muy distintos a los que se conservan en el claustro en ejecución, iconografía y tamaño. Este artista, seguramente, pasó por Jaca de regreso de la Basílica de San Sernín, en Toulouse, donde realizó obra muy importante. Dejó en Jaca parte de la decoración escultórica del mausoleo y después marchó hasta Santiago de Compostela donde desarrolló la gran portada norte”. En la charla, Prado-Villar planteó una posible reconstrucción digital del mausoleo en imágenes 3D.

También está convencido de que la catedral de Jaca puede deparar sorpresas, “casi seguro, tan pronto como se realicen prospecciones arqueológicas en el entorno del claustro, que ahora ocupan dependencias como la sala capitular, tienen que aparecer los cimientos de antiguos cementerios y de la capilla funeraria de Sancho Ramírez, sin localizar”.

En cuanto al Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago , recuerda que “en septiembre se presentaron nuevos descubrimientos de escultura de la época del maestro Mateo. Tras levantar el enlosado de la cripta se sacaron relieves increíbles que representan una matanza de los Inocentes. Cada vez que se da vuelta a una piedra, aparece obra nueva”.

Barbastro y Sijena

A distancia, Francisco Prado-Villar ha seguido el litigio por la devolución de 111 obras de arte de parroquias aragonesas que están en depósito en el museo diocesano desde el pasado mes de marzo. “Ha sido un triunfo impresionante después de 25 años -considera- porque cada parte echó el resto. Las cuestiones judiciales son muy difíciles, lo sé por experiencia porque mi investigación fue importante para la reapertura del caso de dos esculturas del Pórtico de la Gloria en poder de la familia Franco. En mi labor, descubrí documentos que demuestran la apropiación ilegal, y ahora estamos pendientes de vías legales para recuperarlas”.

En cuanto a las pinturas de la sala capitular del monasterio de Villanueva de Sijena que están en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, reconoce que “son situaciones muy complicadas que aúnan lo que ahora está muy debatido y polariza a la sociedad, la destrucción del patrimonio y su desplazamiento con la contienda civil. Espero las resoluciones judiciales”.

En este aspecto, señala que “una de las cosas interesantes que podemos sacar de todo esto es que se crea jurisprudencia. Los jueces se enfrentan a casos donde están los derechos, internacional y el canónico, son situaciones que pasan cada vez más en todo el mundo. Cuestiones de conservación y otras relacionadas con el transporte son similares a Sijena en muchos museos. Una vez que se abra el melón habrá que considerar como llegaron ciertas piezas. Es complejo pero interesante”. 

Etiquetas