Cultura

CÓMIC

Azagra, Campo y Revuelta luchan con Mosén Bruno contra la España vacía

El popular personaje altoaragonés viaja al futuro, en una aventura que aconseja la vida en el campo frente a la ciudad

Carlos Azagra, Encarna Revuelta y Maxi Campo, el sábado en la presentación del cómic en Huesca.
Carlos Azagra, Encarna Revuelta y Maxi Campo, el sábado en la presentación del cómic en Huesca.
Pablo Segura

Mosén Bruno Fierro, legendario personaje del Sobrarbe, regresó el sábado a las librerías de la mano de sus creadores en versión cómic, es decir, Maxi Campo como guionista, Carlos Azagra en el dibujo y Encarna Revuelta, manejando las pinturas. Vuelta al mundo rural es el título de esta nueva aventura que a las 12.30 horas del sábado se presentó en la Librería Másdelibros, de Huesca, y en la que Mosén Bruno viaja a un futuro -la próxima década de los 30- marcado por el problema de la despoblación del medio rural y con la que se quiere concienciar a la ciudadanía sobre las ventajas de vivir en el campo, frente a la ciudad.

El primer ejemplar llegó a sus manos el viernes por la tarde en Zaragoza, donde tiene su sede GP Ediciones, “y la verdad es que el libro ha quedado muy chulo”, comentaba el dibujante.

Con esta historia -dice Azagra- se quiere lanzar el mensaje de que “las ciudades se van poniendo horrorosas y el campo, despoblado. Nadie quiere vivir en el campo, no hay wifi, no hay transporte, no hay nada, está todo ‘pelao’. Y el mensaje nuestro es que hay que volver al campo y vivir bien”.

En este viaje al futuro, es importante el apoyo que el mosén tiene en la figura de un monaguillo “que le introduce en las cosas de la informática y tal, es el que más sabe, el niño, pero es un cura chapado a la antigua, no entiende todas estas cosas modernas de los móviles, cuando se apaga la luz no sabe qué pasa, que él viene de la época de las velas”.

Varias son las localizaciones geográficas de esta historieta que, como es lógico, comienza en el valle de L’ Aínsa, sigue por una Zaragoza “con mucho agobio, mucho coche, mucho de todo” y llega a Madrid, “que es donde está el Gobierno y se resuelven las cosas...”.

Portada de "Mosén Bruno. Vuelta al mundo rural".
Portada de "Mosén Bruno. Vuelta al mundo rural".
S.E.

“Nos ha quedado un libro muy optimista porque es muy sencillo tomar conciencia de que la leche no sale del supermercado, que sale de las vacas. Va en el sentido de decir que nos vamos embruteciendo un poco y no sabemos el origen de todo, que es el campo, que se va quedando vacío y es una pena. Intentamos darle un toque de humor y de gracia y no caer en el pesimismo en el que estamos metidos ahora. Somos optimistas por naturaleza, hay que seguir adelante y el sentido del humor que no decaiga, esa retranca que hay en Aragón, que es un sentido del humor muy especial”.

La retranca como terapia en unos años en los que no podemos ni imaginar qué es lo que viene, después de la crisis del 2008, la covid-19, la invasión de Ucrania, la subida del IPC... “Y como estamos en una historia un poco espiritual, que es un cura el personaje protagonista, tenemos que ser un poco espirituales y optimistas”.

Un cómic “para todos los públicos, aunque haya un lenguaje un poco picantón, pero es poquito, y hay también dobles lenguajes, pero no hay nada porno, no hay ni palabrotas”.

Etiquetas