Cultura

literatura

Eloy Morera: “La historia son vivencias de personas que nos precedieron”

El autor presenta en Jaca sus novelas históricas ‘Júnez y Casta’ y ‘Cutanda’, que ponen en valor el reino de Aragón

Eloy Morera, con sus novelas ‘Cutanda’ y Júnez y Casta’, en el Casino Unión Jaquesa.
Eloy Morera, con sus novelas ‘Cutanda’ y Júnez y Casta’, en el Casino Unión Jaquesa.
R.G.

El historiador Eloy Morera (Zaragoza, 1991) dio a conocer sus dos novelas históricas, Júnez y Casta y Cutanda, en el Casino Unión Jaquesa. La cita fue organizada por la Asociación Sancho Ramírez, cuyo presidente, Juan Carlos Moreno, presentó al autor.

Júnez y Casta, está ambientada en la época en la que Sancho Ramírez inicia la gran expansión militar hacia tierra llana. Es una historia sobre la fidelidad, el amor y la permanencia en un tiempo de cambios. 

Hoy, Júnez y Lacasta son despoblados de Luna, localidad de las Cinco Villas donde el escritor fue guía y formó parte del equipo de excavación arqueológica de los castillos medievales de Obano e Hispaniés, que aparecen en la obra.

Cutanda, ganadora del I Premio de Novela Histórica Ciudad de Calatayud, narra la batalla más decisiva del reinado de Alfonso I, El Batallador, acaecida hace 900 años, en el pueblo turolense de Cutanda. Una historia épica con la que el autor “capta la esencia de la época”, según José Luis Corral, escritor y miembro del jurado del premio.

“Me siento muy comprometido con Aragón, su patrimonio y su tierra. Y me apasiona su historia medieval. Es fascinante cómo se construyó un reino con tan pocas condiciones a favor”, dijo Morera, para el que la novela “es una herramienta maravillosa para acercar la historia”.

“En un manual, todo se queda en datos y fechas, cuando la historia son vivencias de personas que nos precedieron y que sufrieron, amaron, lucharon, a veces vencieron y otras fueron derrotados”, continuó el escritor, subrayando que “la novela tiene la virtud de devolverles el protagonismo”.

Júnez y Casta sigue “la filosofía de devolver la vida a la historia”, humanizando estos dos núcleos, cuyos nombres toman los protagonistas, con los que relata “la vida en la frontera con los musulmanes”, ofreciendo “una historia sobre el choque de culturas y la fidelidad, que se revela en los pactos de vasallaje y el amor cortés”.

La novela invita a conocer los castillos de Obano e Hispaniés, cuyo estado es preocupante. De hecho, “Obano está en la lista roja del patrimonio aragonés, con riesgo de derrumbe”, dijo el autor, agregando que “es una pena”, pues ese castillo “fue punta de lanza del reino”, al ser “la fortificación más expuesta al mundo musulmán”.

Cutanda evoca “la batalla más determinante de la historia del reino de Aragón”. “Todos conocemos Covadonga o las Navas de Tolosa, cuando una es más mítica que real y la otra poco afectó a Aragón. Y la que fue nuestra no se conoce”, afirmó Morera, para el que “es paradigmático de lo que pasa con nuestra historia, que está como olvidada”.

El autor rompe la idea de que hubo una posición radical entre cristianos y musulmanes, aclarando que “había reinos en oposición, como Aragón y Castilla”, y “grupos enfrentados”, como “los andalusíes, que llevaban siglos conviviendo con los cristianos, y los almorávides, que venían de África con una doctrina mucho más rigorista del Islam”. Dentro de “ese complejo mosaico”, crea un romance entre un cristiano y una andalusí.

Etiquetas