Cultura

ENTREVISTA

La Mecánica: “La infancia está invisibilizada en esta sociedad adultocéntrica”

La compañía presenta ‘Las pequeñas cosas’ en el centro cultural Manuel Benito Moliner, este domingo

Un momento del espectáculo.
Un momento del espectáculo.
Luca Rocchi

La compañía teatral mallorquina La Mecánica presenta la tarde del domingo, a las 18:00 horas, enmarcado en el programa cultural de Menudo Teatro que organiza el Ayuntamiento de Huesca, su último trabajo con el título Las pequeñas cosas, en el centro cultural Manuel Benito Moliner.

Se trata de un espectáculo descarado, fresco y enérgico, donde un grupo de adultos luchan por ser buenos modelos sin perder los papeles, ante la lógica y directa sinceridad de los niños. “Una obra divertida que invita a la reflexión sobre el rígido comportamiento de los adultos, resultado de una investigación, donde se ha tenido en cuenta la voz de los niños, sobre el espacio que hay entre mayores y pequeños”. Así lo explica Pau Bachero, director artístico de la compañía, e insiste en que es un show “literalmente, para todos los públicos porque no es ni infantil, ni familiar, es un teatro donde no infantilizamos las obras y que defiende que el teatro para niños no es menor”.

Advierte el director que “el tema que se trata está visto desde todas las perspectivas, trata la relación de la infancia y los adultos, la distancia que nos separa en todos los aspectos de la vida” aunque recuerda que “hay muchos puntos de conexión”.

El motivo del espectáculo fue la necesidad de dar voz a los niños y, teniéndoles en cuenta, argumenta que lo que se presenta es un teatro como el de los adultos, “los niños van a experimentar vivencias no a aprender matemáticas”, apostilla y recuerda que “el teatro ya es educativo por sí solo”.

En este sentido, Bachero critica que “la infancia está muy invisibilizada en esta sociedad muy adultocéntrica”, por ese motivo, Las pequeñas cosas cuenta con los más pequeños de cada localidad en la que actúan.

Y es que, según explica el director, “llegamos unos días antes a la ciudad y realizamos talleres con un grupo de niños, de entre 6 y 10 años, con los que hablamos de estos temas y sus voces participan en el espectáculo”.

Por otro lado, comenta que se trata de una función muy completa y poco común en la que “además de teatro físico, con el que contamos historias pero donde el texto no es hegemónico, ni relevante, hay títeres y teatro de objetos, teatro muy visual, danza y música original en directo y todo amenizado con mucho humor”.

Etiquetas