Cultura

ARTE

Martí Fornés llena Espacio Pirineos con su románico

Ángel Noguero dice que la guía básica que ha editado sobre este estilo en Ribagorza “es un libro que había que escribirlo”

El acto, que fue multitudinario, se celebró en la nave central de Espacio Pirineos.
El acto, que fue multitudinario, se celebró en la nave central de Espacio Pirineos.
E.F.

El historiador Francisco Martí Fornés presentó este viernes, en un acto multitudinario celebrado en la nave central de Espacio Pirineos, de Graus, su cuarto libro, Ribagorza, guía básica de su románico, que repasa con carácter divulgativo una selección de 65 edificios románicos de la comarca. De forma muy visual, con un color para cada valle, el libro se articula a través de los ríos Ésera, Isábena y Noguera Ribagorzana, al igual que la propia comarca ribagorzana.

El director del Museo Diocesano Barbastro-Monzón, Ángel Noguero, presentó a Martí asegurando que había necesidad de una publicación así. “Es un libro que había que escribirlo para todos los que queremos el románico y, en particular, el ribagorzano”. Agradecido a la Editorial Pirineos por esta apuesta por el patrimonio, Noguero recordó que Fornés ha publicado previamente las publicaciones: Pilarets y cruceros de Ribagorza, Graus y su románico y Capella y su retablo, y que recibió el Premio de Fomento de la Cultura en Graus Esteban de Esmir en 2015.

Noguero agradeció que, además de detallar las características de los monumentos, la guía incluya su geolocalización y los horarios de visita, en su caso.

Agradecido por la masiva respuesta, “que demuestra que el románico es algo vivo, importante, que sentimos como nuestro”, Martí agradeció su aportación al propio Ángel Noguero, a Cristian Laglera, quien ha redactado el prólogo del libro y, con una mención especial a Antonio Angulo, primer director de Diario del AltoAragón.

Respecto a Ribagorza, guía básica de su románico, comentó Martí que, a diferencia de su blog pensado para especialistas, es más divulgativa, “es para llevarla en la guantera y está dirigida al gran público”, aseguró, aludiendo también a la buena calidad de las fotos y la estructura marcada por el colorido.

Del Valle del Ésera, en rojo, ha incluido en el norte obras de los maestros lombardos como la ermita de Conques, San Aventín de Sahún o Nuestra señora de Gracia, en El Run. Más al sur, otras como La Piedad de Santaliestra; el castillo de Fantova, San Román de Castro o San Antón de Pano.

El río Isábena, en color verde, se jalona con la Catedral de Roda, el monasterio de Obarra y el puente medieval de Capella, además de pequeñas joyas como San Aventín de Bonansa o San Esteban de Villarrué.

En el Noguera Ribagorzana, en color azul, hay torreones como Luzás o Viacamp y el núcleo medieval de Montañana, junto al Monasterio de Alaón o Santa Eulalia de Forcat.

Un anexo en morado recoge otros enclaves románicos singulares como Montfalcó, Santa María de Cajigar, San Vicente de Treserra o la Cuadra de Calvera.

Con mucho en el tintero, el libro “abre puertas” para futuros trabajos, consideró Martí, y también alerta sobre el abandono de algunos de los enclaves, entre los que citó la ermita grausina de Lumbierres. 

Etiquetas