Cultura

Javier Brun y su pasión por la gestión cultural, un legado para los oscenses

Una placa en el Centro Cultural Manuel Benito recuerda al técnico del Ayuntamiento 

Los hijos de Javier, Tristán y Mauro, quitaron la bandera de Huesca que tapa la placa ante la mirada de su viuda, Begoña Puértolas
Los hijos de Javier, Tristán y Mauro, quitaron la bandera de Huesca que tapa la placa ante la mirada de su viuda, Begoña Puértolas
Pablo Segura

Una placa frente al salón de actos del antiguo Matadero (actual Centro Cultural Manuel Benito Moliner) de Huesca recuerda a Javier Brun González, técnico de Cultura de Ayuntamiento de 1985 a 2020. Sus hijos Tristán y Mauro, acompañados de su viuda, Begoña Puértolas, han quitado la bandera de la ciudad que la cubría en un acto en el que han estado acompañados por una nutrida representación municipal, encabezada por el concejal de Cultura, Ramón Lasaosa, y numerosos amigos, que han recordado a Javier con un sonoro aplauso.

Con la nostalgia y melancolía con la que la familia está viviendo el segundo aniversario del fallecimiento de Javier Brun, Begoña Puértolas ha agradecido al Consistorio y al sector de la cultura “el bonito homenaje que le está haciendo a Javier, a su trayectoria profesional, pero igual de importante a la persona que fue Javier, al ser humano, a esa persona generosa en su pensamiento, creativa, sensible y humana y con un humor socarrón y agudo”. Una persona “que enredó tanto, por eso nos gusta tanto este título de Enredando con Javier. Le gustaba enredarse y enredar a los demás, conectar, entrecruzar..., era parte de su misión. Siempre profundizó en eso. y de ahí las redes y la cooperación”.

“Javier trabajó desde la pasión por esta profesión, que tenéis, que tenemos, que es la gestión cultural”, ha recordado Begoña Puértolas, y han sido precisamente sus colegas, agentes y gestores, los que la han puesto en valor en la mesa redonda 'Gestión cultural: de redes y cooperación', que se ha celebrado en el salón de actos del Manuel Benito Moliner y en la que se ha desgranado esa parte menos conocida de Javier en la ciudad, la de alguien que amaba la cultura en un sentido general y amplio y que siempre luchó porque no se hicieran las cosas a nivel local.

Con una trayectoria de 35 años como técnico de Cultura, desarrolló una gran labor, algo que es muy relevante para las personas de un sector que se fue conformando a través de él.

Programador de las actividades culturales de la ciudad y organizado y creador de programas que ha tenido y tiene la capital oscense: Feria Internacional de Teatro y Danza, Okuparte o Periferias, de Javier Brun se desconoce todo lo que hizo fuera. “Javier era una persona muy interesada por las confluencias, por las redes. Fue un trabajador incansable en la generación de redes. y de allí viene el nombre de esta programación en homenaje a su memoria, Enredando con Javier, un juego de palabras y un guiño a su trabajo en materia de cooperación”, ha explicado a este diario Pedro Canut, amigo de Javier y con quien puso en marcha Multilateral, Asociación Aragonesa para la Cooperación Cultural, además de ser uno de los participantes en este encuentro, junto a Patrice Bonnaffé, Tena Busquets, Gemma Carbó, Juana Escudero, Luis Lles, Alfons Martinell y Ana Muñoz, y moderado por Nuria Garcés.

Etiquetas