Cultura

MÚSICA Y PATRIMONIO

La estampa "Fluir" de María Luna, imagen del festival EnClaves

La artista ha querido representar el fluir de dos pequeños peces ante la vibración de un diapasón enmarcada por la desnudez del papel en blanco

María Luna
María Luna
S.E.

María Luna ha sido la autora de esta estampa titulada ‘Fluir’, que es la imagen de la X edición del Festival EnClaves, organizado por la Comarca Hoya de Huesca|Plana de Uesca, que se desarrollará en la Hoya entre el 1 y el 23 de julio. La estampa representa el fluir de dos pequeños peces ante la vibración de un diapasón y esta escena se encuentra enmarcada por la desnudez del papel en blanco.

Cartel de Enclaves.
Cartel de EnClaves.
S.E.

Su elaboración se ha llevado a cabo combinando una técnica tradicional de grabado, la punta seca, con una aplicación de color artesanal, un entintado a la poupée, más la imagen digital de un diapasón. Remata la sobria composición un cordón rojo cosido a mano del que penden ambos peces, presentados de este modo, fluyendo al tiempo que atrapados.

La técnica elegida, el grabado, marida a la perfección con el tipo de música late motiv del Festival EnClaves. Ambas parten de lo clásico para permitirse, con total libertad interpretativa, conectar con un espectador predispuesto al deleite. El conjunto pretende capturar una sutil vibración, un ligero contratiempo, un chasquido… Un sugerente susurro que puntualmente retine nuestra atención, y se encuentra muy vinculado a la expresión japonesa mono no aware, la cual se utiliza sobre todo en literatura para transmitir un estado de melancolía en sentido positivo, el fluir de un sentimiento efímero que da paso al comienzo de algo nuevo.

EnClaves

El Festival de Música y Patrimonio EnClaves cumple diez años. Surgido en 2013, el programa no ha sufrido interrupciones —ni siquiera en los tiempos de pandemia— y ha consolidado un proyecto que se fundamenta en la base del fomento del diálogo entre música y patrimonio y de mediación entre lo culto y lo popular.

Dedicado a la programación de música clásica—entendida en su más amplio y menos restrictivo sentido de la palabra—, el festival ha entrado en algunos de los más destacados monumentos del territorio, con especial atención a aquellos que se localizan en el ámbito de la microrruralidad, esas sorprendentes y a menudo desconocidas joyas de la periferia cultural que han inspirado interpretaciones irrepetibles e inolvidables.

Entre sus objetivos principales se encuentran enriquecer la oferta cultural y la programación de espectáculos de calidad en el ámbito rural de la Hoya, así como ejercer de plataforma para el desarrollo de proyectos artísticos y musicales que vinculen a artistas residentes, naturales o formados en el Alto Aragón.

Etiquetas