Cultura

arte

Explosión de colorido y técnicas en el fin de curso de La Casa del Pintor

Los alumnos de Javier Romera protagonizan una exposición que se puede visitar hasta el 30 de junio en horario comercial

Gran ambiente durante la inauguración de la exposición.
Gran ambiente durante la inauguración de la exposición.
Lucía Naval

La sala de exposiciones de La Casa del Pintor se ha llenado este martes de color y sonrisas con motivo de la inauguración de la muestra de los trabajos realizados por los alumnos y alumnas de la escuela de pintura.

Autores de todas las edades, tanto los veteranos como los que se inician en el dibujo y la pintura, se han sentido auténticos artistas y han mostrado a familiares y amigos el resultado de sus clases.

Emoción y ganas de más es lo que se respiraba en la sala, donde han reconocido estar muy ilusionados por volver a disfrutar “de un momento muy bonito y muy especial, tanto para nosotros como para los alumnos”.

Nati Nogués ha asegurado a este periódico que tenían ganas “de hacer una inauguración como las que nos gustan”, y este martes han recuperado esta tradición tras dos años en los que solo pudieron organizar una muestra el pasado septiembre.

Lo cierto es que, si tras el confinamiento en marzo de 2020 hubo “alumnos de más edad que no retomaron las clases por miedo”, pasados los meses “han vuelto a coger confianza y los que querían continuar las han retomado”. 

A ello se suma que personas que en ese tiempo habían hecho sus pinitos en casa, “pero notaban que necesitaban aprender la técnica, se han animado a apuntarse, por lo que hay algunos alumnos nuevos que han nacido de esa carencia que observaron durante el confinamiento”.

La normalidad se ha ido recuperando, y los talleres que imparte Javier Romera han vuelto a bullir entre pinceles, telas, carboncillos y papeles, y lo han hecho con gente de todas la edades y con diferentes niveles de aprendizaje, lo que se refleja en una exposición que es un estallido de arte en el que técnica, estilo y temática son de lo más variado.

Como recoge Romera en el catálogo de la muestra, “estos dibujos y pinturas representan el carácter didáctico de nuestras exposiciones ya que son el reflejo de un programa diseñado para el aprendizaje gradual de la expresión artística, con una metodología asequible que facilita su comprensión”.

Las herramientas que Javier Romera utiliza en sus clases son la percepción, la técnica y la libertad creativa. “La percepción nos sirve para desarrollar las facultades visuales sustentándolas en la ecuación: mirar-ver-percibir-representar-expresar”. Estas son las bases del dibujo y la composición, “que incluye el conocimiento del espacio, la proporción, la forma y el volumen”, y que en la exposición se aprecian en los carboncillos.

Respecto a las técnicas, Romera, confirma que implican entrar en contacto con los diferentes materiales y sus formas de uso “para dibujar y pintar conociendo sus características, posibilidades y limitaciones”. Eso se refleja en los trabajos de pastel, “puente entre el dibujo y la pintura”, que luego se desarrolla en el acrílico, el óleo, la acuarela o las técnicas mixtas, de las que hay una buena representación en la muestra “con unos resultados muy atractivos”.

Finalmente, la libertad de expresión la pone de manifiesto cada alumno al elegir los temas con los que desea reflejar “sus sensaciones, emociones o gusto estético”. Paisaje, figura, retrato, naturalezas muertas, abstracción..., todos están representados en una exposición que se puede visitar hasta el 30 de junio, en horario comercial, en La Casa del Pintor. l

Etiquetas