Cultura

FESTIVALES DE VERANO

PolifoniK Sound cierra con más de seis mil asistencias

Barbastro ha sido durante 2 días capital de la música independiente española

Zahara
Zahara
Polifonik Sound

Polifonik Sound cerró las puertas de su decimotercera edición la madrugada del domingo tras dos intensas jornadas de conciertos y un completo programa de actividades paralelas y previas. Todo ello ha supuesto -dijeron los organizadores- “un antes y un después en la historia del festival, con un éxito rotundo de cartel y público y con el aforo completo de un recinto que ha contado con más de 6.000 visitas”. Este año, Polifonik Sound ha sido durante dos días capital de la música independiente española.

“Se respiraban ganas de festival desde hace mucho tiempo, debido a los dos años de parón por la pandemia”, explicaba ayer el codirector del festival Iván Arana, responsable de la producción, que también incidía en la fidelidad del público polifonikero: “Son muchas las personas que han ido conociendo el festival a lo largo de los años y, una vez que lo hacen, lo señalan en su calendario como una cita ineludible”. Y es que el Polifonik “tiene magia, esa que cala poco a poco y que impregna al público, que ha mantenido la sonrisa y las ganas de bailar durante todo el fin de semana” y a un equipo organizador que, después de tantas ediciones, suma veteranía y la misma ilusión del principio.

Guitarricadelafuente
Guitarricadelafuente
Polifonik Sound.

El sábado fue la jornada más potente del festival, con los dos conciertos más esperados: el de Guitarricadelafuente, “una mezcla de delicadeza y elegancia, un concierto que mostró la sutileza de un artista de raíces” -decía Luis Moya, responsable de la programación-, y el de Zahara, “que reflejó ese espíritu polifonikero que es capaz de aunar y aupar los ejemplos de artistas más intimistas como el mencionado anteriormente con los más provocadores”. Fue este “un espectáculo electrónico, visual e incluso erótico-festivo”, apuntaba Luis Moya.

Se sabía que la artista iba a hacer un auténtico despliegue sobre el escenario, donde se entregó por completo tras animar al público a que se sintiera “completamente libre para bailar o no hacerlo, para hacer lo que quisiera y sobre todo para olvidar durante una hora todo lo que pasa ahí fuera”. Y no defraudó con su potente puesta en escena y ese delirio de baile que le es tan propio.

Veintiuno.
Veintiuno.
Polifonik Sound.

La jornada del sábado tuvo otras actuaciones memorables como la de Sierra Leona, que llenó con su potente y personal voz la plaza del recinto ferial antes de los cabezas de cartel y que llegaba después de las sesiones de DJ que habían animado la ciudad desde mediodía.

En total, han sido una treintena de artistas que han dejado su estela ante un público procedente de Barbastro y la provincia oscense, Zaragoza y otros puntos de España e incluso del extranjero, como Polonia, con turistas que han aprovechado su estancia vacacional en la zona para conocer el festival.

Hubo despedidas de soltero y soltera y hasta los asistentes a una boda celebrada en la zona tomaron el Polifonik como lugar de encuentro y celebración posterior al enlace.

Asistentes a la Terraza Turmeon, el sábado al mediodía.
Asistentes a la Terraza Turmeon, el sábado al mediodía.
Polifonik Sound.

Destacar, así mismo, el apoyo popular a la Terraza Turmeon, ubicada este año en la Plaza del Mercado de Barbastro, en la que el sábado pasado se contabilizaron alrededor de 750 personas que superaron la barrera de las altas temperaturas con sus ganas de bailar y pasar un festival inolvidable.

Fantasmas Amarillos y el barbastrense Álex Curreya fueron los DJ estrella junto a Juligan DJ, nombre artístico de Julián Saldarriaga, miembro de Love of Lesbian.

Etiquetas