Cultura

EXPOSICIÓN

El Cervantes recuerda a Ramón J. Sender y desvela su faceta pictórica

La Diputación de Huesca y el IEA se unen al instituto en el homenaje en Madrid al escritor en el 40 aniversario de su muerte  

Miguel Gracia durante la inauguración del proyecto expositivo ‘Ramón J. Sender. Memoria bisiesta’.
Miguel Gracia durante la inauguración del proyecto expositivo ‘Ramón J. Sender. Memoria bisiesta’.
DPH

La Diputación Provincial de Huesca, el IEA y el Instituto Cervantes rinden homenaje al escritor Ramón J. Sender y ponen en valor su figura en el 40 aniversario de su muerte con la exposición Ramón J. Sender. Memoria bisiesta, que ha abierto sus puertas este lunes en la sede del Cervantes, donde se podrá visitar hasta el 16 de octubre.

Miguel Gracia ha defendido “la vigencia de la obra del escritor de Chalamera, a la que imprimió un sello muy especial. Haber pasado su infancia y juventud en el medio rural, pues además de Chalamera también vivió en Alcolea de Cinca, le inculcó unos valores que debemos seguir reivindicando”. Lo ha hecho en la inauguración oficial donde han participado también del director del Instituto Cervantes, Luis García Montero; Fernando Martínez, secretario de Estado de Memoria Democrática; y los dos comisarios de la muestra, José Domingo Dueñas y Chus Tudelilla.

“Gracias al Instituto Cervantes y a la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, porque habéis hecho posible que Sender vuelva a Madrid, a la capital donde él vivía y trabajaba como escritor y periodista en los años 30, antes de una guerra civil que le arrebató a su mujer y a su hermano Manuel, exalcalde de Huesca, asesinados por los sublevados, y que puso en peligro la vida de sus hijos”, ha dicho Miguel Gracia.

“Hoy (por ayer) es un día muy importante porque Sender vuelve a Madrid. Él no llegó a hacerlo, lo intentó desde el exilio, pero no lo consiguió. Y hoy, Sender tiene un reconocimiento nacional. En su territorio y a nivel internacional lo había tenido, y gracias al Instituto Cervantes y la Secretaria de Estado de Memoria Democrática lo tiene a nivel nacional”, ha insistido Gracia.

"Hoy (por ayer) es un día muy importante porque Sender vuelve a Madrid. Él no llegó a hacerlo, lo intentó desde el exilio, pero no lo consiguió."

El presidente de la DPH ha recordado también la vinculación de la institución con la familia de Sender, y todo el trabajo realizado en las tres últimas décadas para dignificar su vida y obra. Así, ha destacado la colaboración con Manuel Sender, hijo, y con quien se reunió hace cinco años para recibir la donación realizada de fotografías, objetos personales, recortes de prensa y otros elementos .

“Sender se acerca a Rusia, cree en el sueño de una sociedad justa y comunista y luego entiende la evolución hacia el totalitarismo que supone la figura de Stalin”, ha declarado García Montero en referencia al idealismo del autor, que lo convierte, según Blázquez Martín, en una figura que “recoge perfectamente la historia del siglo XX”.”

En su discurso inaugural, García Montero, ha subrayado que “la gran literatura deja huella y nos ayuda a entender nuestro presente. Quien tenga dudas de que la memoria es necesaria para comprender nuestro presente, hará bien en leer el catálogo y en recorrer esta exposición. Quién tenga dudas en que el conocimiento de lo que la memoria nos lega sirve para tomar decisiones sobre la paz, la guerra, los conflictos creados, las invitaciones al odio, sobre realidades que están a la orden del día, podrá comprobar lo importante que es recibir buenas lecciones del pasado y de la historia. De manera que, muy orgullosos en el Instituto Cervantes de poder explicar nuestra cultura y de poder explicar las razones por las que la democracia española puede estar orgullosa de haberse puesto a la vanguardia de muchas ilusiones y aspiraciones en el mundo moderno y el mundo contemporáneo”.

La preocupación del escritor por temas como la búsqueda de la justicia o la oposición a la guerra pueblan una obra que queda ampliamente representada en la exposición, donde, como ha afirmado José Domingo Dueñas, el autor ofrece una “honda y permanente reflexión sobre la condición humana y la forma de definir y acotar el mal”.

Elisa Sancho ha considerado en la presentación de la exposición “un acto de justicia para corresponder como se merece la gran aportación de Ramón J. Sender no solo a su tiempo, sino también al mundo moderno”.

Viaje cronológico

Ramón J. Sender. Memoria bisiesta, que toma su título de la obra Memorias bisiestas escrita por Sender en 1981, conduce a través de un viaje cronológico y temático que recorre la obra y vida del altoaragonés, demostrando que buena parte de los grandes asuntos que abordó mantienen plena y renovada actualidad.

Las primeras ediciones de tres de sus publicaciones, Imán, Míster Witt en el Cantón -con la que obtuvo el Premio Nacional de Literatura- y Réquiem por un campesino español”, aparecida originalmente en México bajo el título de Mosén Millán, se dan la mano con algunos de sus menos conocidos cuadros, como Problem 001, Amulet 5, Retrato con cuervo o Naufragio.

“Sender necesitaba amuletos porque se sabía que iba a morir solo y no sé si estaba tan seguro de que iba perdurar, yo creo que tenía miedo”, ha afirmado Chus Tudelilla acerca de la obra pictórica del escultor, que éste desarrolló en la intimidad y en la que predominan elementos de corte simbólico y vanguardista.

Además de creaciones del propio Sender, la exposición se completa con obras de artistas aragoneses de su tiempo, que dialogan con éste al contextualizar el arte de la época y aportar una visión similar a la del escritor; entre ellos destacan Ramón Acín Aquilué, con su escultura de hierro El agarrotado” Federico Comps, José Luis González Bernal, Félix Lafuente o Ganivet.

Como ha indicado García Montero, esta exposición “merece la pena y también leerse el catálogo porque especialistas muy interesantes han seguido con lo que se viene haciendo desde el centenario: Llamar la atención sobre la gran calidad literaria y humana de Sender. 

Etiquetas