Cultura

LA ENTREVISTA

Ramón Faro Cajal: “Fue una aventura estructurar San Adrián de Sasabe”

El autor ligado a Jaca presentó su novela Asterio de Ara, que discurre por Borau, Villanúa y el Camino de Santiago

Ramón Faro Cajal, con su nueva novela.
Ramón Faro Cajal, con su nueva novela.
S.E.

Ramón Faro nació en 1947 en Zaragoza, aunque no había cumplido un año cuando su familia se trasladó a Jaca, donde pasó su infancia y concluyó una carrera militar que lo llevó a destinos tan dispares como la alta montaña, el desierto del Sáhara o San Sebastián. Tras su vida profesional, se trasladó a la pedanía jaquesa de Ara, desarrollando su vocación por la pintura y la escritura.

Allí presentó este sábado su nueva novela, Asterio de Ara, que narra “las vicisitudes” de ese personaje ficticio, desde su nacimiento en el año 950 hasta el fin de su peregrinaje en 1003. La obra tiene tres escenarios principales: San Adrián de Sasabe (Borau), donde es nombrado abad; el señorío de Aruej (Villanúa) y el Camino de Santiago.

“Hace mucho tiempo, leí a Umberto Eco, y más tarde vi la magnífica película El nombre de la rosa y me apasionaron el ambiente y la intriga”, dijo Faro, que encontró su inspiración definitiva al visitar la iglesia de San Adrián de Sasabe. “En mi interior, algo se revolvía y tenía que contar una historia que tuviera que ver con ese lugar”, agregó.

“Según los viejos del lugar, hubo un monasterio que desapareció hace siglos. Se supone que estaba en la intersección de los ríos Calcil y Lupán, que forman el Lubierre. Es un sitio esotérico y allí descansó el Santo Grial, con lo que mi imaginación se puso en marcha”, continuó el autor, que fue asesorado por Pilar Gracia Lacasta, historiadora de Borau.

Para Faro, “fue una aventura maravillosa inventar un cenobio que a la vez era obispado y del cual no se sabe nada”. “Solo hay pequeños retazos en raros legajos que demuestran su existencia. Que desapareciera cualquier vestigio es un regalo para un escritor. Sin inventar más que lo estrictamente necesario y copiando de cenobios próximos, fue una alegría enorme estructurarlo de forma lógica. Espero que la historia coloque a San Adrián en el sitio que le corresponde y que la gente lo visite con el respeto que se merece”, señaló.

En cuanto a Asterio, indicó que “es buena persona y está metido en la vida monástica, que, sin llegar a convencerle del todo, lleva con resignación, siendo un monje responsable de sus actos”. “Tiene un don que, en aquel tiempo, solo se podía desarrollar en un monasterio y por el cual es feliz, aunque le lleva a cometer la mayor de las equivocaciones, al dejarse llevar por íntimos sentimientos”, avanzó.

Al preparar la novela, Faro consultó más de 20 libros para ofrecer el mayor rigor. “No comían lo mismo los monjes de San Adrián que los de un cenobio en León y no tenían las mismas leyes o costumbres en Jaca que en otros lugares del Camino. Por ello, tuve que leer tratados y libros, muchas veces para sacar un dato”, explicó.

Asterio de Ara se puede adquirir en la web de su editorial, ExLibric, y en varias plataformas. La novela se presentará el 21 de agosto en la Feria del Libro de Jaca, donde el autor estará acompañado por Domingo Buesa, autor del prólogo. 

Etiquetas