Cultura

El SoNna Huesca vira hacia el norte para ofrecer teatro y música en enclaves sorprendentes

Este fin de semana toman el protagonismo La Jacetania (Bailo), Alto Gallego (Susín) y Hoya de Huesca (Piracés)

Arte y Naturaleza. Piracés
Arte y Naturaleza. Piracés
DPH

Las altas temperaturas que han acompañado desde el inicio a la tercera edición del SoNna Huesca se tomarán un respiro este fin de semana gracias al viraje hacia el norte que hace el festival, que monta sus escenarios en el Pirineo occidental (Jacetania y Alto Gállego) y la Hoya de Huesca.

Existe gran expectación, en primer lugar, con el estreno este sábado de la adaptación teatral de “La lluvia amarilla” en Susín (Biescas), en su escenario natural, el valle de Sobrepuerto. La novela de Julio Llamazares, obra de referencia en la literatura castellana sobre el fenómeno de la despoblación, se desarrolla en Ainielle, a escasos kilómetros del también despoblado Susín, pero el acceso del público hubiera resultado muy complicado y la organización decidió su ubicación a la entrada del valle.

En cualquier caso, en Susín el público encontrará todos los ingredientes que dan forma a la novela y a la adaptación teatral de Jesús Arbués, estrenada en febrero de 2021 en el Teatro Olimpia de Huesca, y que interpretan los actores Pedro Rebollo y Alicia Montesquiu en una producción de El Corral de García. El horario del espectáculo (22.30 horas) contribuirá también a recrear el monólogo de Andrés en su última noche en el pueblo de Ainielle.

También hay mucha expectación con el concierto este domingo a las 20.00 horas de las mexicanas Flor de Toloache en el monumento Arte y Naturaleza ubicado en las cercanías de Piracés. En apenas dos semanas se agotaron las invitaciones para disfrutar del espectáculo del primer y único grupo de mariachis exclusivamente femenino de la ciudad de Nueva York, ganadoras del Grammy latino en 2017, y nominadas también en 2019 y 2020.

Pero el fin tercer fin de semana del Festival Sonidos en la Naturaleza lo abre este viernes a las 20.00 horas en la balsa de La Estanca, en Bailo, el dúo del cantante experimental Gustavo Giménez y el percusionista de ascendencia libanesa, Marwan Nasser. En el SoNna Huesca 2022 presentan “Umbral”, una propuesta de música y danza contemporánea y tradicional, en el que se entrecruzan ritmos de tradición mediterránea, psicodelia y música experimental, historias y poemas.

El que fuera obispo de la diócesis de Jaca entre 1875 y 1890, Ramón Fernández Lafita (Bailo, 1809), fue quien mandó construir en 1860 la llamada balsa de La Estanca en las inmediaciones de Bailo, cuando era el párroco de la localidad. El recurso hídrico generado para uso agrícola aprovecharía las aguas del barranco de Rafatiella y sería usado de forma igualitaria por todos los vecinos de Bailo, independientemente del tamaño de su propiedad, según dispuso, en unos estatutos todavía hoy vigentes, mosén Ramón, a quien está dedicada la fuente que hoy mana en La Estanca.

Al día siguiente, la caravana de SoNna Huesca se desplazará a Susín, despoblado al que se accede desde la localidad de Oliván, para el montaje del escenario de “La lluvia amarilla” en las faldas del monte Oturia. El largo monólogo de Andrés de casa Sosas, el último de Ainielle, en su última noche en el pueblo, en ese momento donde la vida y la muerte pasan por delante de sus ojos, han convertido a La lluvia amarilla en uno de los hitos de la literatura española de los últimos treinta años. Una novela mítica y uno de los primeros textos que miraron a los ojos de la España vaciada. Su adaptación teatral obtuvo dos nominaciones para los premios Max y se exhibió durante la temporada invernal –noviembre, diciembre- en la sala Margarita Xirgu del Teatro Español de Madrid.

Flor de Toloache, en Piracés

Este domingo a las 20.00 horas, Flor de Toloache cerrará el fin de semana en el monumento Arte y Naturaleza, “Árboles como arqueología”, de Fernando Casas, en Piracés. Los ocho monolitos de granito negro de cinco metros de altura y los dos olivos centenarios habrán de hacer un hueco a las mexicanas de Flor de Toloache.

Flor de Toloache comenzó como un trío, llamado así por la flor mexicana que induce al delirio y que se ha utilizado como poción de amor durante generaciones. A medida que ha crecido su notoriedad, el grupo ha ido creciendo y puede llegar a contar hasta con diez miembros dependiendo del escenario, formando un conjunto verdaderamente global con músicas procedentes de México, Puerto Rico, República Dominicana, Cuba, Australia, Colombia, Alemania, Italia y Estados Unidos.

Etiquetas