Cultura

TEATRO

La leyenda ‘Rodrigo y Marica. Los amantes de Graus’ sorprenderá pronto al público

Tras un largo parón por la pandemia, el Grupo Medieval retoma el trabajo con impulso renovado

Ensayo de la obra
Ensayo de la obra
E. F.

A PRINCIPIOS de julio de 2020 estaba previsto que se estrenara la representación de la leyenda local de Rodrigo y Marica, Los amantes de Graus en la que comenzó a trabajarse en 2019. La pandemia, sin embargo, truncó las previsiones y ha retrasado los plazos, pero no ha podido con la ilusión del Grupo Medieval que la creó con el apoyo del Ayuntamiento de Graus, que retomó el trabajo con impulso renovado hace algunos meses. Valentín Trell articula este proyecto orientado a recrear esta leyenda de los amantes de Graus con el objetivo de consolidarla en el futuro. La obra se basa en un texto íntegramente en grausino escrito por Miguel Clavería; mientras que su hermano, José María Clavería, coordina los decorados -la parte más adelantada en este momento-. Pedro Ríos es el responsable de la teatralización y Sergi Llena ha compuesto ya la música de una representación compleja que protagonizan, tras algunos cambios en la decena de actores, Silvia Naval y José Ramón Bruballa, en el papel de los amantes.

Mariñosa, Trell, Güerri, Aguilera y Clavería.
Mariñosa, Trell, Güerri, Aguilera y Clavería.
E. F.

El objetivo inicial, expresado durante la presentación conjunta que se hizo de la obra por parte del Grupo Medieval y el Ayuntamiento de Graus, se mantiene: darle continuidad y consolidarla como un atractivo turístico y una seña de identidad de sus habitantes. El Centro Deportivo, una polivalente instalación municipal, está sirviendo de local de ensayo y también de taller para los decorados.

El texto rimado y en grausino que fundamenta la obra, nace de una leyenda de la que hay varias versiones. Eso sí, todas parten de los dinteles de las puertas y ventanas del palacio de los Mur, donde unos leen el nombre del Barón de la Penilla, Rodrigo de Mur y Marca, y otros, quienes creen la leyenda, leen “Rodrigo ama a Marica”. Se trata de un texto tan atractivo como exigente para los actores, como comentaban Ignacio Mariñosa y María Dolores Güerri, en nombre del elenco actoral que trabaja bajo la dirección de Pedro Ríos.

Dintel del Palacio de los Mur.
Dintel del Palacio de los Mur.
E. F.

“La parte de los actores se ha visto afectada, primero por la pandemia, y luego por las bajas. Dos actores principales que se han tenido que ir y ha habido que sustituirlos. Ha costado mucho”, explicó Mariñosa, recordando las sensaciones iniciales que han ido variando a lo largo de los años. “Empezamos todos con una idea que nos pareció extraordinaria: potenciar el grausino con un texto de Miguel Ángel Clavería estupendo para dar a conocer la leyenda de los amantes de Graus. A día de hoy -confesó- yo me he aprendido y he olvidado el papel tres veces”.

“Lo del grausino es muy complicado, es un hándicap muy grande tenértelo que aprender. Hay gente que lo ha intentado y se ha visto incapaz”, asegura Mariñosa. Entre los personajes, Güerri destaca al escudero: “Además de Rodrigo y Marica, me gusta el personaje del escudero, aunque como es de los que han cambiado, ha habido que adaptarlo a quien lo representa. Tiene chispa y mucha rasmia”.

En los últimos meses, se ha cogido cierto ritmo, pese a que las vacaciones estivales condicionan los ensayos, y el elenco parece fijo.

“Somos 10 actores y quería resaltar la labor de Pedro Ríos como director que se ha visto ante la gran dificultad de que dos protagonistas lo han dejado. Quiero resaltarlo y agradecerle que está muy involucrado y aporta su experiencia. Estoy seguro de que lo sacará adelante porque la gente que ha entrado nueva tiene mucho interés”, explican los actores, que no se atreven a adelantar una fecha de estreno. “A ver si se puede este año. Hablar de fechas solo puede hacerse en clave de decorado y vestuario, que está muy adelantado”, concluyeron.

Por las características de la recreación, con la decena de actores, hasta 8 juglares, varios músicos y una duración de dos horas y media, la recreación de Rodrigo y Marica, Los amantes de Graus tendría que hacerse en la plaza Mayor. Este espacio también ha condicionado la elaboración de los decorados.

“La obra de teatro está diseñada en cuatro cuadros. El primero es la Plaza de España (o Mayor), con un porche de la plaza y los cuatro pilares. El segundo cuadro es la habitación de Rodrigo, consistente en una pared de piedra y la ventana de los Mur con dos arcos y la inscripción. El tercer cuadro es la botica del padre de Marica, un médico musulmán. El cuarto es el salón de los Mur, con paredes tipo piedra, con puerta entrada y una ventana de Tres arcos con el hogar grande que tenían allí”, explica José María Clavería, diseñador de los decorados.

El equipo de escenografía formado por Vicente Aguilera, Ramón Cabria, el propio Clavería y José Antonio Betato ha trabajado con rapidez y prácticamente los cuatro escenarios, con una pared fija de 8 metros de largo y elaborados de madera y porespán, están listos.

El proyecto de recrear la leyenda de Rodrigo y Marica surgió en 2019 con la intención de estrenarse al año siguiente. La crisis sanitaria no solo ha retrasado la representación sino que ha generado movimiento entre el elenco de actores, con las dificultades que conlleva aprenderse un texto de estas características: en grausino y rimado. El texto, por lo demás, es tan complejo como atractivo y narra, con el amor como hilo conductor y en tono ágil, la historia de ambos jóvenes que, tras un encuentro fortuito, se enamoran a primera vista. Rodrigo, a raíz de esa mirada profunda, enferma y, pese a que en su familia buscan médicos, no encuentran la solución, mientras su escudero busca a la chica que lo ha enamorado.

Etiquetas