Cultura

LA ENTREVISTA

Álvaro Calvo: “La fotografía es una llave para llegar a las historias de la gente”

El fotoperiodista firma la exposición ‘Pandemia’ en el XXXI Festival en el Camino de Santiago

Álvaro Calvo en su exposición en el Paseo de la Cantera de Jaca.
Álvaro Calvo en su exposición en el Paseo de la Cantera de Jaca.
Festival Camino de Santiago

El reconocido fotoperiodista Álvaro Calvo participa en el XXXI Festival Internacional en el Camino de Santiago con su exposición Pandemia, muestra que ya puede visitarse tanto en el Paseo de la Cantera, junto al Árbol de la Salud, como en el Museo Diocesano de la Catedral de Jaca.

Bajo el tema ‘El enemigo invisible’, el festival puso en marcha su XXXI edición con la obra de Álvaro Calvo, que considera “todo un honor que la Diputación de Huesca y el Festival Internacional en el Camino de Santiago haya elegido este proyecto, fruto de la colaboración desinteresada de muchas personas”. De hecho, asegura que Pandemia “no es mi exposición, es la exposición de todos los que la hemos hecho”.

Este fotoperiodista, para el que la pandemia es “una de las formas que tiene nuestro mundo para avisarnos de que no estamos haciendo las cosas bien como sociedad”, ha querido dejar una crónica visual de lo sucedido en estos dos últimos años. “Ese fue el propósito desde el minuto uno. Nos hemos acostumbrado ya a la pandemia, pero los primeros tiempos fueron momentos históricos y era necesario documentarlo. Como fotógrafo era una obligación moral”, reconoce Álvaro Calvo, que en este proyecto ha dejado patente una gran y honda implicación personal. “Esta es la parte que no se ve. La fotografía es una llave que te permite llegar a las historias de la gente. Cuando cuentas esa historias, las compartes con sus protagonistas, te las llevas contigo para siempre, y esa mochila va pesando”.

Testigo de estas y otras muchas historias, Álvaro Calvo considera vivir todas es primera persona es una experiencia porque “cuando estás tan inmerso en lograr un propósito, es el propio propósito el que te va guiando y conduciendo, como por arte de magia, hasta la siguiente historia que debes documentar”.

También hay ocasiones en las da rienda a la creación desde su mirada porque cree que la fotografía “trata de eso, más allá de la técnica y los academicismos. Tratar de mirar y contar desde una voz propia. Es lo que intento, aunque no siempre se consigue. A veces es necesario que la ‘suerte’ aparezca y esté de tu parte”.

De lo que no cabe duda es de que en todos los casos contagia emoción, solidaridad y hasta duelo. “En muchos casos estas fotografías relatan hechos llenos de muchas de estas emociones. Sería difícil no captarlos con una cámara en mayor o menor medida. Lo complejo es saber llegar hasta allí”, reconoce Álvaro Calvo, que para su exposición en Jaca, que se podrá visitar hasta el 29 de agosto, tiene un deseo, “que llegue a mucha gente, y que personas que vivieron la pandemia desde otra perspectiva, comprenda y empatice un poco más con el dolor ajeno”.

Respecto a sus nuevos proyectos y creaciones en las que está ahora inmerso, dice que “en estos tiempos que corren, me conformo con poder seguir trabajando y viviendo en este complicado y muchas veces precario mundo que es la fotografía”. 

Etiquetas