Cultura

GENTE DE AQUÍ

Domingo Solanas: "La música es la raíz en la que he desarrollado mi vida social y laboral"

Debutó como músico a los 8 años. Desde entonces, la música le ha guiado en su desempeño profesional, que aún ejerce como músico, docente y compositor

Domingo Solanas se incorporó a los 18 años a la orquesta de Medelnort de Sabiñánigo.
Domingo Solanas se incorporó a los 18 años a la orquesta de Medelnort de Sabiñánigo.
S.E.

Domingo Solanas Doñagueda es del pueblo de Aniñón, comarca de Calatayud. Desde hace 54 años vive en Sabiñánigo donde llegó para hacer lo que más le gustaba: música. “Con la música he recorrido muchos pueblos y ciudades de España, y también de Portugal, Francia, Italia, Bélgica, República Checa, Alemania o Polonia, durante mi vida profesional”.

Desde pequeño se sintió atraído por la música. A los 6 años inició sus estudios de percusión y trompeta en la Banda Santa Cecilia de Aniñón, debutó como percusionista con 8 años y como trompetista con 10.

A los 18, se incorporó a la orquesta Medelnort de Sabiñánigo, un grupo que consiguió altas cuotas de popularidad y prestigio profesional con una gran personalidad musical de grupo y acompañando a los grandes artistas del momento. En el año 1979 ingresó en la Escuela Municipal de Música de Sabiñánigo como profesor de solfeo y corales, y después, de trompeta, percusión, transposición instrumental y armonía hasta 1990. En 2000 se convirtió en profesor de trombón del conservatorio.

En 1990 empezó a impartir clases de percusión, armonía y todos los instrumentos de viento metal, en la Asociación Banda Municipal de Música Santa Orosia de Jaca, y en 1991 se convirtió en el director de la Banda de la Asociación Musical Chicotén de Sabiñánigo hasta la actualidad, en que continúa con esta dirección, el pasado mes de julio ofrecieron un concierto en el marco de las Fiestas de Santiago donde presentó una de sus últimas composiciones, Sabidanza, dedicada a sus amigos andarines, porque Domingo Solanas también es compositor. Algunos otros títulos de composiciones propias son Himno a Sabiñánigo, A Santiago, Czardas, Swing para todos, Aniñón, Fantasía en Domingo o Capitiellos.

En su trayectoria profesional también ha sido invitado por la Banda Municipal de Huesca, a participar “en numerosos conciertos en Huesca, Polonia, Bélgica, República Checa, Francia e Italia”.

El año pasado, Domingo Solanas fue nombrado “Hijo Predilecto” de su pueblo, por el Ayuntamiento, a petición de la Asociación Cultural y Centro de Estudios Armantes de Aniñón. “Para mí fue un gran honor recibir esta distinción del pueblo donde he nacido, y estoy muy agradecido. A todos los de Aniñón agradezco su cariño, me siento una persona privilegiada. Me emocionó mucho esta distinción, y me siento muy feliz de ser hijo del pueblo de Aniñón”.

Argumenta que la música “es la raíz en la que se ha desarrollado” toda su vida “profesional, social y laboral. Raíces musicales adquiridas en la niñez y juventud en mi pueblo, por lo cual, allí donde he ido, siempre he llevado a Aniñón conmigo”.

El director de la Banda de Música Chicotén de Sabiñánigo se siente orgulloso de haber formado parte de diferentes formaciones musicales como las Bandas de Música: Santa Cecilia, Unión Musical, la de Aniñón, la Banda de Huesca, la de Jaca, la Chicotén de Sabiñánigo; o de grupos como Medelnort, Serrablo, Nuei Jazz Ensemble y Cuarteto de Saxofones Ciudad de Sabiñánigo, “por dejarme ser cómplice de sus conciertos y hacerme sentir y amar la música”.

Persona muy familiar, siempre intenta compaginar trabajo, música, familia y deporte. Con la pandemia, explica, fue imposible ensayar con la Banda Chicotén y esos meses se dedicó más a componer y a realizar arreglos para banda y coral.

Una de sus últimas composiciones, además de Sabianda, la que lleva por título Atardece en la Dehesa ha sido compartida con José Antonio Esteban, profesor de rondalla del Grupo Folclórico Santiago de Sabiñánigo. “Él tenía un pasodoble muy bonito al que le cambié alguna parte e hice toda la composición para banda”, pero hay más temas que ha compuesto estos meses. La magia del violín, que surgió “de una letrista de mi pueblo”, es una habanera dedicada al violín; La Romería, donde hay un pasodoble, un vals, una charanga y acaba con una jota, y también Merum Aninius, sobre la que explica que Aninius “es el nombre de un vino que han sacado en mi pueblo y entorno a él han publicado una leyenda, y esta pieza habla de todo ello”.

En estos meses también ha colaborado con el Conservatorio Profesional de Música de Sabiñánigo, así como en el concierto que la saxofonista de Sabiñánigo Silvia Sanagustín ofreció de su primer disco en el auditorio de la localidad serrablesa. Además, una de sus composiciones de 2017, Leyendas de Pirineo, fue interpretada el pasado mes de octubre en el Palacio de Congresos de Jaca por la Banda de la Academia Militar de Zaragoza. 

Domingo Solanas Doñagueda no descansa y ya tiene en su cabeza varias ideas para una nueva composición con la que este músico, serrablés de adopción, a buen seguro, nos volverá a sorprender. 

Etiquetas