Cultura

historia

Exposición: “Yo fui a la escuela en Panticosa”

El Centro Cultural La Fajuala de Panticosa alberga hasta el próximo día 31 de agosto esta muestra

EL CENTRO Cultural La Fajuala de Panticosa alberga, hasta el próximo día 31 de agosto, la exposición “Yo fui a la Escuela en Panticosa”. Esta muestra, cuyos contenidos abarcan desde finales del s. XIX hasta mediados del s. XX, está dividida en varias secciones que van desgranando la historia de las escuelas que existieron en esta localidad del Valle de Tena.

En ella se exponen fotografías, recopiladas entre los vecinos de la localidad por la Asociación Flor de Nieve Panticosa, que retratan la niñez de muchos de sus habitantes. También hay reproducciones de documentos conservados en el Archivo Histórico Provincial de Huesca, relacionados con alumnos y con maestros y maestras que estuvieron presentes en el pasado en su escuela. Por ejemplo, se expone la reproducción de un acta con el resultado de los exámenes de 1863 de la asignatura de doctrina cristiana del colegio de Escolapios de Jaca, en el que un panticuto, Clemente de Lope, aparece en la lista justo al lado de un Santiago Ramón y Cajal de 11 años.

Además, hay dos secciones en la que en una se cuenta la historia de Francisco Aznar, nacido en Panticosa, que llegó a ser obispo de Tortosa en cuya catedral está enterrado, y la otra, explica a través de documentos del Archivo Municipal y fotografías, la historia de una pareja de jóvenes maestros, M.ª Ángeles Villafría y Antonio Betrán, que se conocieron al ser destinados en 1930 en Panticosa, se enamoraron y tuvieron a sus dos hijos en la localidad panticuta, antes de instalarse definitivamente en Valencia, una vez terminada la guerra. Y se recogen algunas noticias de hemeroteca relacionadas con dos maestras que pasaron algunos apuros durante el desempeño de su labor en el pueblo.

La exposición se completa con un vídeo en el que se han recogido testimonios de las personas más mayores del pueblo que han contado como era la vida en Panticosa cuando ellos eran pequeños. El vídeo termina con una jota cuya letra, relacionada con la escuela y la niñez contemplada desde la vejez, ha sido compuesta por Pilita Bajo, que la interpreta. La música de la jota es una adaptación cedida para esta ocasión por José Luis Urbén.

También pueden verse en la exposición algunos objetos escolares, como un tintero de cristal, un plumier de madera, o una labor en punto de cruz de la década de 1930 con un abecedario de los que se realizaban por las niñas en el colegio, así como mapas y pósteres didácticos de hace más de 40 años, entre otras cosas.

Además, todos en el pueblo de Panticosa guardan un recuerdo especial del colegio de monjas. Este último funcionó desde principios del s. XX hasta el comienzo de la década de 1970, y albergó desde sus inicios una escuela de niñas y un aula mixta de párvulos. Las monjas también enseñaban labores a mujeres adultas y coordinaban la organización de excursiones, así como representaciones teatrales o “las comedias” como las llamaban en Panticosa, a ellas asistían todas las familias del pueblo.

Para el día 29 se ha previsto una charla a cargo de Juan José Guillén de Panticosa, doctor en filología por la Universidad de Zaragoza, y otra, el 17 de agosto dirigida por Concha Betrán, catedrática en la Universidad de Valencia y nieta de la pareja de maestros antes mencionada que se conocieron en Panticosa al empezar la década de 1930. La muestra y el vídeo están subvencionados por la Comarca del Alto Gállego, y organizados junto con los actos que acompañan a la muestra, por la asociación Flor de Nieve con la colaboración del Ayuntamiento de Panticosa.

Etiquetas