Cultura

LITERATURA

Un poemario con retratos y experiencias viajeras

Sanmartín presenta ‘Evitar la niebla’, una obra en la que muchas de sus composiciones “tienen un claro matiz surrealista”

Fernando Sanmartín en la presentación de su poemario en el IEA.
Fernando Sanmartín en la presentación de su poemario en el IEA.
Pablo Segura

El escritor Fernando Sanmartín (Zaragoza, 1959) presentó ayer tarde en el Instituto de Estudios Altoaragoneses Evitar la niebla (Papeles mínimos), un conjunto de poemas “que se alejan de cualquier retórica o solemnidad”, dijo el autor, y sobre el título de la obra, añadió: “Estoy convencido de que hay que disipar la niebla para observar con mayor claridad lo que somos y lo que nos rodea”.

Explicó Sanmartín que algunos fragmentos del libro “podrían ser una colección de retratos”, ya que en ellos aparecen personajes históricos dispares como madame Bovary, Pessoa, el rey emérito Juan Carlos, Leo Messi o Karl Marx, pero también la vendedora de la perfumería, el turista que está en la plaza del Pilar, el chico con brazos tatuados que levanta pesas en un gimnasio...

Sanmartín, que aparte de poeta y narrador, es escritor de libros de viajes, afirmó que “el viaje siempre está dentro de mi literatura y en los poemas también hay experiencias viajeras. Ya lo han dicho otros antes que yo, viajamos para reencontrarnos con nosotros mismos. También a través del poema, hay a la vez un reencuentro y una búsqueda”. Preguntado si este poemario está dedicado al arte de viajar, dijo: “Sí, yo creo que el arte de viajar está dentro del libro”.

Sobre el tono surrealista que tiene Evitar la niebla, su autor comentó: “Me interesa un poquito estirar la realidad y eso aparece en algunos de los poemas del libro. Es surrealista, y el surrealismo, también lo han dicho otros, es una atmósfera de libertad en la que te puedes mover. Lo he introducido en el libro y hay muchos poemas que sí que tienen un claro matiz surrealista”.

Componen este libro catorce poemas que, como en la mayoría de la obra poética de este autor, no tienen título. Al respecto, Sanmartín aseguró: “No suelo titular los poemas y de esta manera no condiciono para nada al lector respecto a lo que se va a encontrar en el texto. Muchos de esos poemas, además, tienen un tono narrativo, son pequeños relatos que se condensan o que se organizan o se estructuran dentro del propio poema”.

¿Si tuviera que elegir entre escribir o viajar? “Me lo pones difícil. El viaje es importante pero la escritura enriquece el viaje. El viaje no acaba cuando finaliza el trayecto, sino luego, cuando te encuentras en casa el viaje sigue viviendo en ti. Y cuando escribes sobre ese viaje, vuelves a reflotar instantes y momentos que has vivido antes”.

Sanmartín, que está trabajando en estos momentos en un libro sobre Florencia, al preguntarle sobre sus referentes en poesía, citó a Joan Margarit y a Eloy Sánchez Rosillo. Dos poetas que “nos han dado magníficos libros”.

Etiquetas